Silvia Guerra

Desde la aparición del hombre en la tierra, la belleza ha sido algo que ha llamado su atención. El percibir y disfrutar lo bello, es un placer innato del ser humano; tiene que ver con su construcción mental, que está influenciada por sus experiencias, cultura, estrato social, época, educación, etc. Todos estos factores determinan la manera en que cada persona visualiza o percibe el concepto de belleza.

En la actualidad, las cosas han evolucionado de manera extraña. Los medios de comunicación masiva y la cultura pop, son los nuevos transmisores de valores y los nuevos modelos de conducta a seguir… ¡Qué horror! Todo se ha desvirtuado, plasmando en el ser humano una terrible obsesión por el culto al cuerpo. Aquello que tanto nos repetían de pequeños: la belleza importante es la interior, tú eres valioso por ser persona, fomenta tu bondad, etc., parece que es parte de un pasado muy lejano. Los estándares actuales han dejado de lado la importancia de lo interior, para brindarle a la “belleza” un nuevo trono, envuelto de vanidad, consumismo y excesos, volviendo al hombre en un objeto comercial y comerciable. Desgraciadamente, este mal nos ha infectado a todos.

La influencia es tal, que increíblemente hay personas que hacen lo que sea, con tal de llegar a los estándares actuales en los que desesperadamente desean estar. La obsesión por la distorsionada idea de belleza ha vuelto material y superficial la esencia del hombre, dejándolo hueco. Estamos en crisis de valores, de amor propio, de autoestima y de principios, por lo que estamos como caminando a ciegas, sin rumbo. El sentido de la vida va más allá que lo físico y lo material.

Estoy de acuerdo en que todos queremos vernos bellos pero, ¿se han puesto a pensar que en realidad el concepto de belleza actual es incongruente? Lo que debes cuidar para estar bello por fuera es tu sanidad interior. Si deseas tener una piel radiante y un cabello sedoso, debes alimentarte e hidratarte adecuadamente; si deseas ser percibido como alegre y accesible, debes fomentar la paz y armonía interiores; si deseas que la ropa se te vea bien frente al espejo con un cuerpo firme, debes fomentar tus buenos hábitos de ejercicio; si deseas ser tomado en cuenta, debes cultivarte. ¿Se dan cuenta? Todo comienza con la belleza e imagen interna. En muchas ocasiones tantas cirugías, tantos tatuajes, tanta anorexia, tanto maquillaje, etc., solamente habla de lo profundamente insatisfecha y sola que está la persona. No se enganchen en cosas sin importancia, no se dejen llevar por lo que los demás piensan de ustedes, mejor pónganse a pensar qué piensan ustedes de sí mismos, y comencemos por ahí.

La presión externa excesiva no es buena. Como diría sabiamente mi mamá: “úntense de sebo ante las opiniones nocivas de los demás y, que todo se les resbale”. Bueno, sin exagerar.

Después de este pequeño pero intenso artículo, los dejo deseándoles una bonita semana.

[email protected]

www.consultoriadeimagen.com.mx

(449)157.3593