Froylan Escobar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En junio, Sofía Aragón fue coronada como la ganadora del reality Mexicana Universal.
Su belleza e inteligencia sobresalieron de entre las 31 mujeres que se enfrentaron en la competencia.
Aunque pareciera que su vida podría ser perfecta, lo cierto es que no lo es, ya que la misma jalisciense confesó lidiar día con día con la depresión.
Aragón comentó que este padecimiento no distingue raza, género ni condición social, por lo que, luego de vivirla en carne propia, decidió emprender acciones para combatirla en la sociedad.
Con ese estandarte, Aragón representará a México ante el mundo en la edición número 68 del certamen Miss Universo 2019, que se celebrará el 8 de diciembre en Atlanta y que será transmitido por Azteca Uno.
«Lo más importante para mí es el cuidado de la salud mental. Me interesa mucho evitar que las drogas lleguen a los jóvenes, ya que la depresión en ocasiones es causada por el consumo de narcóticos o viceversa.
«En mi caso, sí necesité ayuda profesional, terapia y mucha cercanía familiar, aunque nunca llegué a pensar en temas de suicidio. Creo que es importante reconocer la enfermedad a tiempo, ya que todo se puede superar», dijo Aragón en entrevista.
Durante un año, la joven de 25 años se preparó incansablemente. Su estudio se basó en la lectura de diferentes temas, aprendizaje de técnicas corporales y control de las emociones.
«Inicialmente me puse a estudiar todo lo relacionado a la pasarela, expresión corporal, pero para mí lo más importante fue la preparación mental, porque a través de ésta se puede conocer cómo es un ser humano», comentó.
De acuerdo con Aragón, Lupita Jones, directora del certamen de belleza mexicano, fue uno de los pilares para asimilar este reto.
«Lupita me dijo que lo disfrutara al máximo, que se vuelva una experiencia inolvidable y es lo que más estoy haciendo.
«Es importante recordar que es una oportunidad que sólo se da una vez en la vida y que al final si no la disfrutas ni siquiera la vas a querer recordar», comentó antes de abordar el avión.
Y eso implica aprender de sus errores, como cuando calificó a los rusos y estadounidenses como gente fría.
«Realmente no conocía el impacto que podía resultar una frase mal usada. Obviamente no me refería a frialdad del corazón sino a que yo considero a los latinos un poco más alegres, pero a lo mejor fue una percepción equívoca porque no puedes generalizar.
«Hay gente alegre en todas las partes del mundo, yo estaba equivocada en esa conjetura. Cuando vi ese video nuevamente, porque fue una entrevista después de ganar Mexicana Universal, me di cuenta que estaba equivocada, no me refería a temas de corazón sino culturales», aclaró.

ASÍ LO DIJO
«La mayor responsabilidad de un ser humano es ser feliz y hacer del mundo al que vino un mejor lugar. Me estoy esforzando por cumplir ambas cosas».
Sofía Aragón, Miss México.