Un hombre ingirió por accidente el contenido de una botella de plástico que contenía aparentemente agua purificada pero que en realidad se trataba de raticida diluido, por lo que se provocó una severa intoxicación que ahora lo mantiene internado en el Hospital Tercer Milenio.
Los hechos se registraron durante la mañana del lunes, en el Andador Juárez, esquina con la calle Allende, en plena Zona Centro de la ciudad.
Quien resultó intoxicado por ingesta de raticida, es un hombre identificado como Juan Alberto, de 43 años.
Varias personas que caminaban por el lugar, observaron a un hombre que se encontraba tirado en el suelo y comenzaba a gritar, quejándose de severos dolores en el abdomen, por lo que se asustaron y de inmediato llamaron a los servicios de emergencia.
Instantes después llegaron ciclopolicías, quienes al observar a la víctima se percataron que presentaba síntomas aparentes de envenenamiento.
Momentos después llegó un paramédico del Grupo Centinela que le brindó los primeros auxilios al paciente.
Posteriormente, en la ambulancia ECO-328 del ISSEA fue trasladado al Hospital Tercer Milenio, donde le realizaron un lavado estomacal y lograron estabilizarlo.
De acuerdo a versiones de unos comerciantes, el señor Juan Alberto ingirió líquido de una botella de plástico que contenía raticida diluido en agua, sin que aparentemente se percatara de ello ya que imaginó que se trataba de agua natural.
Momentos después comenzó a sufrir los síntomas de la intoxicación, lo que alarmó a los transeúntes y a los mismos comerciantes.