Policías estatales comisionados en un puesto de seguridad en la carretera federal No. 70 Oriente, brindaron apoyo a una persona originaria del estado de Jalisco que era trasladada a recibir atención médica, tras ingerir peróxido de manera accidental.
Los hechos se registraron el jueves por la noche, cuando en el retén instalado en el kilómetro 57+400 de la carretera a San Luis Potosí arribó un automóvil Nissan Platina, color blanco y placas de circulación de Zacatecas, cuyo conductor les pidió ayuda.
Manifestó que llevaba a un familiar de 50 años a un nosocomio, debido a que había ingerido peróxido y sufría de fuertes dolores en la garganta.
Ante la gravedad de la situación, uno de los policías estatales abordó una patrulla y le abrió paso con torreta y sirena prendida al vehículo Nissan Platina, hasta llegar al Hospital Hidalgo donde el paciente fue atendido a la brevedad a fin de descargar posibles lesiones internas. Se estableció que aparentemente el hombre ingirió accidentalmente el peróxido (agua oxigenada) al confundirla con agua natural.