El primero de los sacramentos lo recibió el pequeñito Vincenzo Dante Dalessandro Llamas, con lo cual el pecado original se ha desvanecido de su alma.
Sus papás Domenico Dalessandro y Jeanice Llamas, así como sus padrinos Enrico Dalessandro e Ingrid Prado, llevaron al niño a la pila bautismal del templo de Nuestra Señora de la Asunción, para ser bendecido con la gracia del Espíritu Santo.
Familiares y amigos, acudieron a la ceremonia para manifestar su congratulación y más tarde, llevaron a cabo un emotivo convite para celebrar el acontecimiento.

¡Participa con tu opinión!