Las aguas bautismales fueron vertidas sobre el pequeñito Luca Andrés Vázquez Martínez, con lo cual fue reconocido como hijo de Dios.
La ceremonia sacramental tuvo como marco principal el Santuario de Nuestra Señora del Rosario, que albergó también a sus papás y padrinos de bautismo, además de sus allegados, quienes lo acompañaron en este importante momento.
De una manera particular, familiares del niño festejaron su bautismo llenándolo de numerosas bendiciones.

¡Participa con tu opinión!