Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- “Lo logré. Valió la pena, se lo traje a mi México”, dice Jonathan Sánchez al regresar de su viaje a la NASA donde obtuvo un segundo lugar en el programa Air and Space International Program 2017.
Hace dos semanas, el estudiante mexiquense estaba desesperado por conseguir 3 mil 500 dólares para poder viajar a Estados Unidos, pues el Gobierno y las autoridades estudiantiles le voltearon la espalda cuando pidió apoyos para el traslado y los viáticos.
A su llegada al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el joven de 19 años se muestra orgulloso de saber que su propuesta para estimar probabilidades de vida en Júpiter fue una de las seleccionadas.
“Toqué puerta por puerta, se burlaban de mí, no me creían que iba a ir a la NASA. Pensaban que sólo les quería sacar dinero, por eso decidí rifar el vocho, pero no me alcanzaba”, dijo.
La empresa mexicana Seguritech lo contactó y lo apoyó financieramente, al igual que la Alcaldía de Tultepec.
El proyecto con el que participó en el programa Air and Space International Program 2017, cuyo objetivo es proponer mejoras para un satélite que pueda rondar Júpiter, consiste en generar energía en la colonia por medio de electrólisis, optimizar el funcionamiento de robots y una ruta propuesta para ahorrar combustible.
El estudiante de Ingeniería Aeronáutica estuvo en Estados Unidos del 29 de octubre al 4 de noviembre. En la NASA le enseñaron a construir robots y flotar aeronaves.
Ahí también conoció a los astronautas Franklin Chang Díaz y a Clayton Anderson; este último le autografió una estampilla con su fotografía y unas palabras que dice, hará día con día: “Jonathan dream!”.
Como premio a su proyecto, en la NASA le dieron una computadora portátil y un diploma que, asegura Jonathan, presumirá al llegar a su casa a Tultepec, y a su escuela, la Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo.
“Les diré que sí se puede, que tenemos que luchar por lo que queramos aunque a veces sea muy difícil”, señala.

¡Participa con tu opinión!