El presidente de la CMIC, Francisco Romero David, denunció ayer la falta de apoyo financiero por parte de las instituciones bancarias que se resisten a otorgarles crédito, a causa de la temporalidad en la generación de empleos y del desarrollo de las obras.

Sin embargo, esos recursos crediticios son indispensables para generar una mayor revolvencia durante el proceso de las obras, en específico con aquellas que no entregan anticipo al arranque de las mismas, lo que obliga al industrial a financiarla al 100%.

“Esta situación es común, porque las empresas grandes dicen a los constructores que inicien la obra, pero hasta los 60 días se les entregará el anticipo, motivo por el cual se necesitan mayores fuentes de financiamiento para salir avante y también con tasas de interés flexibles”.

A menos de un mes de la jornada electoral, Francisco Romero David aseveró que las condiciones de obra pública y privada se encuentran mejores a lo esperado. Ya se abren varias naves industriales, se continúa trabajando en los pasos a desnivel, en infraestructura de salud y en ocho escuelas de nueva creación.

En lo que va del año, la obra pública ha generado procesos de construcción por la cantidad superior a los mil millones de pesos. Es suficiente con recorrer las calles de Aguascalientes para darse cuenta de la enorme cantidad de obra privada en proceso como son edificios, hoteles y centros comerciales (ampliaciones y nuevos).

“De acuerdo a las últimas cifras del seguro social, se han generado 14 mil empleos formales en Aguascalientes, de los cuales unos dos mil quinientos pertenecen a la industria de la construcción”.

En entrevista con El Heraldo, el dirigente de la Cámara de la Industria de la Construcción llamó a su gremio a no bajar la guardia y pugnar para que la obra se quede con los empresarios locales y así los recursos públicos y privados se queden en la entidad, junto con su derivado pago de impuestos.

Hasta el momento, el 85% de la obra pública que se ha estado ejecutando en el estado se ha entregado a los industriales de Aguascalientes, y el 15% restante lo ha ganado empresas foráneas.

“En comparación a años anteriores, la industria de la construcción estatal sólo pudo desarrollar la obra pública en un 60% del total, motivo por el cual este año y los subsecuentes se seguirá presionando a las autoridades para que privilegien a las empresas locales”.