El fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega, dio a conocer que hay indicios para determinar en el corto plazo la procedencia del grupo delictivo que ayer robó en esta ciudad un cajero automático en la madrugada.
En conferencia de prensa, indicó que tan pronto se recibió el reporte de hechos y se estableció la forma de operar de los ladrones, se contactaron a las autoridades de la Fiscalía del Estado de San Luis Potosí, donde opera una banda bajo ese modelo de acción.
En ese sentido, expuso además la necesidad de que las instituciones bancarias contribuyan en la mejora sustancial de la infraestructura que rodea los cajeros automáticos, ya que algunos de éstos son sumamente accesibles, “incluso para los ladrones”.
En ese sentido, reconoció que efectivamente “nadie vio” el momento de los hechos, no obstante, la revisión de material videográfico permitió determinar la manera en que se arrancó de tajo el equipo automatizado y se identificó como la forma de actuar de un grupo delictivo en la entidad potosina.
De ahí el contacto establecido con la Fiscalía de aquella entidad, donde se logró información que podrá ser sustancial para la detección y localización de los criminales, así como un acuerdo de colaboración entre entidades para tal fin.
Figueroa Ortega indicó que con la información que intercambiaron se determinó el reforzamiento de la vigilancia especialmente en aquellos puntos en que los cajeros automáticos son accesibles, es decir, donde es posible “echar en reversa un vehículo, atar un cable de acero a la máquina y arrancarla”.
“No es el caso de todos, pero en aquellos puntos donde la infraestructura permite ese tipo de acciones, se recomendará a los bancos modifique los accesos como una acción preventiva para esa clase de robos”.
En ese contexto, sostuvo que el banco afectado la madrugada de este jueves, ubicado en la avenida Las Américas, presentó en tiempo y forma la denuncia correspondiente y la FGE procedió enseguida a la integración de la carpeta de investigación para el caso.