El dólar volvió a cruzar la barrera de los diecinueve pesos la semana que terminó y en este momento eso es atribuible más a cuestiones internacionales que nacionales, incluyendo el proceso electoral en curso.
Así lo señaló el jefe de la Academia de Finanzas y Economía de la Universidad Panamericana, Santiago Hernández Pizarro, al explicar que el peso se había mantenido estable frente al dólar aun con las campañas iniciadas y las negociaciones del Tratado de Libre Comercio en desarrollo.
“Lo que vino pegando al peso, como a muchas otras monedas del mundo, son las tensas negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, iniciadas la semana pasada y cuya culminación definirá en parte también lo que suceda con el TLCAN”.
En entrevista, el académico recordó que las semanas anteriores a este evento externo, el peso se había mantenido firme y cuando mucho osciló entre los 18 y los 18.10 pesos.
Sin embargo, apenas empezaron las pláticas entre EUA y China, los mercados se movieron y el peso empezó a subir hasta ubicarse al cierre de la jornada del viernes en poco más de 19 pesos.
Hernández Pizarro recordó que no nada más son las cuestiones nacionales las que pueden desequilibrar la economía de los países, sino también lo internacional y en cada uno de esos frentes hay movimientos que nos pueden poner en riesgo.
En ese sentido, reconoció que ante procesos electorales, siempre las inversiones tienden a mantenerse un tanto frenadas, mientras que se dan a conocer los resultados.
“Sin embargo, ante incidencias de tipo global, lo que más conviene es tener paciencia y esperar a que las amenazas de crisis pasen, porque sí puede haber afectaciones a la economía”.
Reiteró que en este momento el alza del dólar en paridad con el peso es signo de ello y la causa está plenamente identificada en la tensión que hay entre EUA y China por sus negociaciones comerciales.
Finalmente, comentó que la expectativa es que el curso de esas pláticas vaya atenuando el discurso, se logren arreglos y todo vuelva a la normalidad, de ahí que lo conveniente es esperar en materia de inversiones, pues quizá el segundo semestre del año con más elementos definidos sea un escenario propicio para emprender nuevos proyectos.

¡Participa con tu opinión!