Guillermo Randolph Mora, presidente del Colegio de Urbanistas, estimó que el 40% de las calles presentan en diversos porcentajes un deterioro, esto, debido a que la vida útil de las mismas ya terminó, y con la repavimentación sólo se soluciona temporalmente el problema; añadió que el otro 60% de las vialidades que se encuentran dentro de la mancha urbana no cuentan con daños de baches.
Precisó que este deterioro se debe a que existen afectaciones que se han dado a través de los años, ya sea porque se abrieron las calles para colocar infraestructura subterránea, como el gas natural, “entre otras acciones que se han hecho, y con ello se ha permeado el agua y removido la tierra que desgasta la compactación desde el subsuelo de las vialidades”.
Randolph Mora indicó que hay lugares donde el deterioro es más palpable, como en tercer anillo, pues transitan camiones de varias toneladas, por lo que desgastan el pavimento, además de que en esta y otras vialidades, existe una confusión sobre los límites de gestión que competen a las autoridades de los municipios de Jesús María y Aguascalientes; “para que ello no siga pasando, se debe tener colaboración intermunicipal para realizar con fondos metropolitanos, proyectos no sólo viales que funjan como engrane para el debido funcionamiento de la zona metropolitana”.
Apuntó que otro factor que incide en la proliferación de baches son las temporadas del año en donde los aspectos climáticos, contribuyen en la afectación del estado físico del pavimento.
Para concluir, el presidente del Colegio de Urbanistas dijo que también se debe considerar el uso del automóvil, el cual se ha vuelto excesivo, y aunque se han realizado acciones por parte del Gobierno Municipal con visión para desincentivar el uso del automóvil, invirtiendo 1.8 millones de trotapistas y ciclopistas, es un tema en el que resta mucho por hacer.