Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La ONU invita a realizar pequeñas acciones desde el hogar que contribuyan a combatir la crisis climática.

Aunque parece imposible que una persona pueda influir en reducir la crisis climática, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) invita a los interesados a sumarse a la solución de este reto global.

Para motivar hasta a los más perezosos, el organismo internacional creó la «Guía de los vagos para salvar el mundo», que contiene pequeñas acciones que contribuyen a mitigar el deterioro del planeta cuando se integran a la rutina diaria.

Algunas de las medidas más fáciles pueden llevarse a cabo desde el sillón, pero otras requieren salir de casa.
Ahorra electricidad. Enchufa los aparatos a un multicontacto y desconéctalo cuando no utilices los dispositivos.

Evita el papel. Consulta tus documentos, como estados de cuenta, en línea o a través del teléfono móvil.

Apaga la luz. Las pantallas de la televisión y del ordenador emiten suficiente luz para sentirse cómodo, así que apaga las luces que no necesitas.

Acorta las duchas. Un baño de entre 5 y 10 minutos es suficiente con el fin de ahorrar agua. Las bañeras necesitan muchos más litros de agua que una regadera.

Recicla. El reciclaje de productos como el papel, plástico, vidrio y aluminio impide que crezcan más los tiraderos.

Aprovecha el lavado. Al lavar la ropa, asegúrate que la carga esté completa para evitar desperdiciar agua. Las prendas se pueden secar de manera natural con el aire, en lugar de usar una secadora.

Utiliza cerillos. A diferencia de un encendedor fabricado con plástico, los cerillos no necesitan petróleo ni se suman a grandes cantidades de basura.

Evita el automóvil. Desplázate en bicicleta, transporte público o caminando para no emitir gases contaminantes.

Carga reutilizables. Emplear varias veces una bolsa, una botella de agua y una taza de café reduce los desechos y hasta ahorra dinero.

Toma menos servilletas. Agarra sólo las servilletas que necesites, ya que un puñado no es necesario para la comida.

Pregunta por productos sostenibles. En tiendas o restaurantes, pide productos que fueron obtenidos de manera sostenible para que los negocios sepan que este tipo de artículos están en tu lista de compra.

Genera menos basura. La mayor parte de los desechos terminan en el medio ambiente, por lo que hay que evitar producir basura innecesaria.

Actualiza la tecnología. Pide que tu empresa use aparatos energéticamente eficientes, en especial de calefacción y refrigeración.

No tires la comida. Si tienes alguna fruta o aperitivo que no te apetece comer, no lo tires. Mejor regálalo a alguien que lo necesite para reducir el desperdicio de alimentos.

Reserva el auto. Utiliza el automóvil sólo para desplazar a un grupo grande personas. De otra manera, opta por medios de transporte públicos o bicicleta.