El obispo José María de la Torre Martín ayer impuso la ceniza a miles de fieles que acudieron a Catedral; al respecto, comentó que es un signo externo que nos compromete a programarnos para la conversión y la penitencia. “Iniciamos el reconocimiento de nuestra condición humana en toda su fragilidad, expuesta a todo tipo de rupturas con Dios, con el medio ambiente, con los hermanos, con la sociedad y consigo misma”.

Indicó que la Cuaresma es tiempo de reconciliación, que nos conduce a la paz; es la oportunidad para el reconocimiento de los pecados personales, arrepentirnos y cambiar de vida, lo mismo que reconocer que de ahí derivan los pecados sociales, como la violencia organizada y la miseria extrema de multitudes de hermanos nuestros.

“La Cuaresma es un tiempo para ser honestos con nosotros mismos y con Dios, mediante el reconocimiento de lo precario de una vida carente de amor y abundante en rupturas y desencuentros; es tiempo para la reconciliación, tan necesaria en todas partes, en las familias, en las comunidades, en las instituciones, en la sociedad misma”.

Añadió que es tiempo de escucha y de diálogo como herramientas para el encuentro, el perdón y la construcción de la paz.

En ese sentido, invitó a los fieles a prepararse para celebrar la Pascua, realizando un itinerario de crecimiento espiritual para aprovechar este tiempo favorable y encontrar la paz que tenemos que transmitir a los demás.

“Todos somos corresponsables de que podamos transformar la violencia e inseguridad en una oportunidad de encontrar el camino de la armonía, la seguridad y la paz”.

Mencionó que nosotros vivimos en el mundo, compartimos con el mundo, estamos rodeados de todas esas cosas que no tienen una verdadera espiritualidad.

Finalmente, advirtió sobre el riesgo de llenar el corazón de las ambiciones, y de asumir actitudes condenatorias o fundamentalistas, pensando que todos los demás son malos y solamente nosotros somos buenos.

“Hay quienes mirando que todo mundo lo hace, argumentan que entonces estará bien: decir la mentira, someter a los pequeños, engañar en el negocio, convivir con la injusticia”.