Con la ingeniería de tejidos, los científicos buscan lograr que ciertas lesiones en tejidos, cartílago o piel se regeneren y no sólo se reparen, señaló José Manuel Baena, investigador del grupo de terapias avanzadas de la Universidad de Granada, España.
Para ello, científicos del mundo estudian el potencial de las células madre para ayudar en la regeneración tisular.
Sin embargo, explicó Baena, hasta ahora esas investigaciones se llevaban a cabo en cultivos de células madre bidimensionales, lo que limitaba el análisis.
El investigador, miembro de la empresa REGEMAT 3D, trabaja en la biompresión de cultivos de células madre en 3D, la cual imita la forma de un tejido vivo.
Esta empresa, con presencia también en México, es pionera en el mundo en el desarrollo de sistemas de bioimpresión.
El académico indicó en entrevista que, cuando un tejido se daña, puede repararse, pero no sigue funcionando de la misma manera.
En cambio, las células madre se encargan de reemplazar las células afectadas por una lesión y pueden restablecerlas.
“El ajolote se puede regenerar él solo, pero en los seres humanos, desgraciadamente, la capacidad de regeneración es muy limitada”, dijo Baena.
Añadió que la investigación en este campo es prometedora. Actualmente, la regeneración de cartílago está muy cerca de la aplicación clínica, mientras que la regeneración de células del corazón está en investigación básica.
En entrevista, afirmó que estos estudios son relevantes, pues permitirán atender problemas cardiacos y articulares, los cuales crecerán debido a la transición demográfica y epidemiológica.