En el cruce de José María Chávez y Siglo XXI, una mujer hacía señas a policías estatales que recorrían la zona. La madre les explicó que su hija Dana Paola, de 6 años, se encontraba jugando. Pero en determinado momento, se cortó con un vidrio.
De inmediato observaron una menor de edad que tenía una herida cortante en el brazo, por lo que le controlaron la hemorragia y cubrieron la herida de aproximadamente 10 centímetros.
Acto seguido, la madre les comentó a los uniformados que no tenía medios para trasladarse a un hospital. Los estatales les indicaron abordar la patrulla para darles traslado, y minutos después, arribaron a la clínica 1 del IMSS, donde fue suturada la herida de Dana Paola.