El tesorero municipal, Alfredo Cervantes García, dejó en claro que con la extensión de horario en establecimientos con venta de alcohol, no se fomenta el consumo del producto etílico; “esta medida obedece a una demanda de los empresarios de giros reglamentarios y las personas que consumen debe estar conscientes de lo que hacen, pues cada quien es responsable de sus actos”.
Dijo que se esperaría que los clientes consumieran en forma moderada, y si no lo hacen la autoridad municipal no puede pedirle al cliente o a los encargados de los negocios que pongan límites.
“En caso de no haber conductor destinado, quienes manejen con aliento alcohólico o estado de ebriedad y sean detectados por el alcoholímetro, tendrán que pagar una multa y en su caso también serán arrestados”.
Detalló que de acuerdo a la Ley de Ingresos 2019, del Municipio capital, hay 57 modalidades de licencias reglamentadas.
También se establece que la venta de alcohol se extiende hasta dos horas, con pago extra; de acuerdo a las características del negocio, se pagan por día hasta 2 mil 044 pesos, en el entendido de que los cabarets pueden cerrar a las siete de la mañana. Ello, adicional a la cuota por apertura del establecimiento.
De los 4 mil 500 establecimientos con venta de alcohol, que cuentan con licencia reglamentada, alrededor de 250 operan en la zona Centro de la ciudad; el resto están distribuidos principalmente sobre Colosio, Venustiano Carranza, Las Américas y la Alameda.
Por otro lado, Cervantes García dio a conocer que para la apertura de un merendero hay que pagar 170 mil 237 pesos; de un bar, 177 mil 509 pesos; 221 mil 840 pesos para un cabaret de primera; 189 mil 351 pesos, para uno de segunda; 158 mil 274 pesos para uno de tercera; 124 mil 248 pesos para una cantina; 207 mil pesos para un centro nocturno; y para un bar y centro nocturno, 377 mil 103 pesos.
Asimismo, para un hotel, restaurante, bar, 377 mil 103 pesos; bar y discoteca, 288 mil 417 pesos; salón de baile con espectáculos públicos, 422 mil 253 pesos; y farmacias con venta de cerveza cerrada, 11 mil 116 pesos. En tanto que de los centros de apuestas, por cada mesa de juego debe pagarse 21 mil 840 pesos y 10 mil 920 por cada maquinita.
Finalmente, detalló que para la apertura de una licencia reglamentada y especial, se cotejan las firmas de los vecinos, quienes deben dar su anuencia; también se verifica que haya aislantes de ruido y la emisión de dictamen correspondiente se da cuando se cumpla con los requisitos establecidos.