Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

Por primera vez en la historia de la educación mexicana, los alumnos de una escuela tendrán la oportunidad de escoger parte de las actividades escolares que les guste o las que más necesiten para mejorar sus aprendizajes. En el nuevo Modelo Educativo, que entrará en vigor a partir del ciclo escolar 2018 – 2019, las actividades en mención conforman la Autonomía curricular. Las asignaturas académicas como Español, Matemáticas, Ciencias, Historia, Geografía, Formación Cívica y Ética e Inglés; seguirán siendo obligatorias en la formación integral de los alumnos, pero con nuevos enfoques; y serán complementadas con Artes, Educación Física y Tutoría en Educación Socioemocional.

El componente Autonomía curricular, que es la novedad en el Modelo Educativo, está organizado en cinco ámbitos: Ampliar la formación académica, Potenciar el desarrollo personal y social, Nuevos contenidos relevantes, Conocimientos regionales y Proyectos de impacto social. Ahora bien, para profundizar los campos formativos en Lenguaje y Comunicación, Pensamiento Matemático y Exploración y Comprensión del mundo natural y social, los alumnos podrán escoger algunos de los siguientes talleres: Hora de lectura y biblioteca, Taller de escritura creativa, Taller de poesía y recitales poéticos, Taller de conversación en inglés, Sociedad de debates y argumentación, Lengua de señas mexicanas; Taller de matemáticas lúdicas, Taller de cálculo mental y otras destrezas matemáticas, Espacios de repaso de aprendizajes relevantes, Laboratorio de computación, Ajedrez; Laboratorio de experimentación científica, Taller de exploración de condiciones del medio y cambio climático, Taller de investigación con documentos históricos originales, Taller de lectura y discusión de libros informativos, Sociedad de debates sobre dilemas éticos, Cultivo de alimentos y plantas medicinales en una hortaliza y huerto escolar, entre otros.

Para potenciar el desarrollo personal y social, los estudiantes podrán asistir al Taller de pintura, Taller de grabado en linóleo, Teatro escolar, Clases de música para aprender a tocar un instrumento, Orquestas escolares y conciertos musicales, Canciones y poesía, Clases de danza y participación en festivales, Taller de video; Práctica de fútbol, básquetbol, béisbol, vólibol y participación en ligas deportivas escolares; Gimnasia olímpica, aeróbica, rítmica y artística; Natación y clavados, Artes marciales: karate, judo, tae kwon do, capoeira; Taller de cocina/gastronomía para conservarse sano y con un peso adecuado; Yoga, Nutrición, Buena forma; Taller de convivencia escolar, Diversos espacios para el desarrollo de las emociones, Aprendizajes creativos.

En nuevos contenidos relevantes habrá opciones en Taller de robótica, Taller de introducción al pensamiento algorítmico, Taller de programación. En contenidos regionales: Talleres sobre tradiciones y costumbres de la localidad, Talleres para elaborar artesanías locales, Talleres de lectura de autores locales, Conocimiento de la flora y la fauna locales, Taller de lenguas originales, Historia y geografía de la entidad, Talleres de patrimonio cultural, Educación ambiental contextualizada. Y de impacto social: Proyectos para hacer conciencia sobre la importancia de la salud y el ambiente, de no dejar basura al aire libre, de reciclar y limpiar los tiraderos de basura cercanos a la escuela; Proyectos para potabilizar el agua escolar y comunitaria, Proyectos para impulsar la democracia escolar, Proyectos para la conservación del patrimonio cultural local y Proyectos de reciclaje y composta.

Entre el magisterio, sobre todo en secundarias, hay desconcierto por algunas asignaturas que desaparecen. En las actividades de Autonomía curricular están las soluciones, pues los docentes, dependiendo de su perfil, pueden ocupar sus horas vacantes en el desarrollo de los proyectos y talleres que se han mencionado; pero habría que aclarar, de manera enfática y prudente, que no se trata de ocuparse simplemente en algo. El Modelo Educativo subraya que los talleres y proyectos de Autonomía curricular no deben desarrollarse con el mismo esquema del trabajo tradicional acostumbrado sino con nuevas estrategias que propicien, en los alumnos, actividades dinámicas, interactivas, participativas, imaginativas y recreativas, de manera que los alumnos asistan, a esos espacios, con gusto, con agrado y que puedan profundizar sus aprendizajes. Son los retos para los docentes.

 

¡Participa con tu opinión!