Mientras los representantes de Estados Unidos y Canadá tratan de forzar al gobierno de México para que acepte igualar los ingresos de sus trabajadores con el de esos países y que para el máximo líder obrero de Aguascalientes José Alfredo González no es factible que por ahora se logre, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social considera que antes de concluir el año podría haber un alza a los salarios mínimos.

Son puntos de vista que tienen varios matices, como el hecho de que los dos países del norte pretenden que las empresas que provienen de esos lugares dejen de asentarse en México, en donde al ser menor el pago de salarios se convierte en un incentivo para los inversores, en cambio, si pagan igual en los tres países que forman el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no habrá razón para que traigan su capital a suelo azteca y al mismo tiempo se reduciría el número de mexicanos que traten de cruzar el Río Bravo en busca de mejores condiciones de vida.

Sobre el particular, el dirigente de la Federación de Trabajadores aseveró que de aceptarse ese planteamiento, la representación mexicana debe manifestar la voluntad de igualar los salarios de una forma gradual y en un tiempo razonable, sin precisar cuánto sería ese tiempo. José Alfredo González sostuvo que ninguna empresa en México puede competir a nivel internacional si se establecen por decreto salarios idénticos a los que se pagan en esos países.

Para darle mayor soporte al debate, apuntó que debe tomarse en cuenta que los ingresos de los obreros deben ir ligados con la competitividad y en este sentido existen diferencias, “porque la cultura laboral en ambos países es distinta en Estados Unidos, donde se tienen estándares de productividad que el trabajador debe cumplir”, además no existe protección para los asalariados en caso de despido por incumplimiento, caso contrario en México “hay un rezago en materia de productividad laboral”.

Lo que no toma en cuenta el líder cetemista es que en todas las maquiladoras – que ocupan un alto número de trabajadores – sí se cumple con los niveles de productividad internacional, ya que el producto es supervisado antes de ser enviado al extranjero y el que no pasa el modelo fijado por la casa matriz no lo aceptan, por lo que hay una vigilancia muy estricta sobre el personal para que se ciña a esa calidad, exigencia que no se refleja en el salario, que comparativamente al que obtienen sus pares del norte es hasta ocho veces menos.

Más allá de los acuerdos a que se llegue en la renegociación del TLCAN, el secretario de Trabajo, Jesús Alfonso Navarrete Prida, declaró el pasado 29 de septiembre en Monterrey que es posible que se registre un nuevo aumento al salario mínimo antes de que concluya 2017.

Aseveró que “sí es posible aumentar el salario mínimo. El día 19 de septiembre estábamos platicando el tema con el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y el líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) cuando nos tembló. No es un tema de optimismo, sino de realismo y posibilidades, y en breve podremos dar buenas noticias. Depende de factores de la producción, pero lo que yo puedo decir es que hay condiciones y consenso para caminar en esa dirección”.

Navarrete Prida sostuvo que este incremento permitiría la reactivación económica sin caer en una espiral inflacionaria, y tampoco sería un ajuste salarial de emergencia, en todo caso “estaríamos esperando que fuera independiente al de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos y no de emergencia. Hay una oportunidad para que con el compromiso en los últimos años de recuperación económica sostenida del poder adquisitivo, sigamos por ese camino”.

Pues ojalá que se haga realidad ese propósito, que en gran medida beneficiaría a millones de trabajadores, aunque habría que buscar incentivos fiscales para las medianas, pequeñas y micro empresas para que tengan capacidad económica de acatar las disposiciones que se tomen.

RUDEZA ESCOLAR

Si el arrebato del ser humano no está en sus caracteres hereditarios, sino en el círculo en que se desenvuelve, entonces buena parte de la responsabilidad de que se susciten peleas entre niños o adolescentes recae en la familia y en sus amistades, al imitar actitudes, impulsos y desplantes.

Lo señalado por Raúl Silva Perezchica, director general del Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA), de que cada mes hay 7 nuevos casos de agresiones escolares y de los cuales tres de cada cinco involucran a niñas o jovencitas, es un llamado de atención para replantear la relación intrafamiliar y el acompañamiento del profesorado.

Lo que sucede no es algo nuevo, de siempre han existido las clásicas amenazas: “nos vemos a la salida” y la intervención del grandulón o el más bravo que incita al pleito, como tampoco es una moda que se utilicen los teléfonos móviles para tomar videos y luego exhibirlos en las redes, ya que es algo que tiene varios años.

Lo importante es encontrar y aplicar un método que permita reducir la violencia que anida en algunos alumnos, los que a la menor provocación sacan a relucir contra sus compañeros e incluso llegan a enfrentar a sus profesores, que cuando son denunciados ante los papás éstos se niegan a reconocer que su hijo asuma tal comportamiento.

Quien es violento en la etapa infantil y sigue siéndolo como joven, será un adulto agresivo, por lo que es necesario vigilar el comportamiento desde la niñez para buscar que enderece el camino, no hacerlo por los motivos que sean es engendrar un conflicto que en cualquier momento saldrá a relucir.

El titular del IEA lo achaca a que sólo del 15 al 30% de los padres de familia se interesan en acudir a las juntas escolares, a recoger la boleta de calificación o a tratar otros asuntos que tienen que ver con sus hijos, por lo que no están en posibilidades de corregir a tiempo algunas conductas, que incluso puede ser haber sido sorprendido fumando un cigarrillo, que para algunos será una travesura pero de no atenderse se convertirá en un hábito que con el tempo será dañino para su organismo o el principio de que utilice otro tipo de drogas.

Lo que pide Raúl Silva Perezchica es que en el hogar se le brinde la atención necesaria a los hijos, que sientan cariño y comprensión y al mismo tiempo los padres sean ejemplo de comportamiento, ya que si hay violencia entre los mayores, así sea verbal, el hijo o la hija considerará normal reproducirlo con sus compañeros o conocidos.

Lo que se ha hecho por parte del IEA es tener psicólogos en las secundarias para que atiendan situaciones anómalas de actuación, no obstante hace falta tener estos profesionales en las escuelas primarias y bachilleratos, además de un equipo que se encargue de hacerlo en los jardines de niños. Sólo cerrando la pinza será posible erradicar ese tipo de situaciones que no sólo denigran a la persona sino que su actitud es la semilla de lo que puede ser a futuro.

OBLIGACIÓN

El secretario de Servicios Públicos del Ayuntamiento capitalino, Rodolfo Téllez, insiste que le hacen “favor” a los habitantes de 200 colonias no municipalizadas con dotarlos de algunos servicios básicos, como alumbrado y la recolección de basura, ya que según él, la ley prohíbe invertir recursos en esos lugares, sin entender que desde el momento que los habitantes pagan predial y en el recibo de consumo doméstico de energía eléctrica les incluyen un 10% por el Derecho de Alumbrado Público (DAP) es de justicia que se les atienda sus necesidades colectivas. Hacer lo contrario es violar el Artículo 115 Constitucional, que como funcionario está obligado a respetar.