Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El número de infecciones hospitalarias registra un aumento de 21 por ciento, según datos de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud (Ssa).

Hasta el 1 de junio de 2019, se notificaron 7 mil 432 infecciones asociadas a la atención sanitaria, mientras que en el mismo periodo de 2018 se registraron 6 mil 143.

Los estados con más casos de infecciones hospitalarias, hasta ese periodo, son la Ciudad de México, con mil 922; Yucatán, con 732; Nuevo León, con 556; Oaxaca, con 535, y Tamaulipas, con 523.

Apenas, en mayo pasado, en Jalisco y Tabasco ocurrieron brotes infecciosos en distintas unidades médicas.

En el caso de Jalisco, la bacteria Leclercia Adecarboxylata apareció en 14 hospitales y provocó infecciones en el torrente sanguíneo de 68 personas, incluidos recién nacidos. Al menos, dos pacientes fallecieron.

Y en el Hospital de Alta Especialidad «Dr. Juan Graham Casasús», ubicado en Tabasco, la bacteria Acinetobacter Baumannii, que es resistente a los antibióticos, provocó infecciones en seis pacientes, y -de estos- tres murieron.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que las infecciones hospitalarias incluyen aquellas que son contraídas por un paciente durante su tratamiento en un hospital, las que se adquieren en un centro sanitario, pero se manifiestan después del alta, y las infecciones ocupacionales del personal de salud.

Los menores de 5 años y los adultos de 40 a 64 años de edad son los más afectados, en ambos sexos, por las infecciones hospitalarias, señala.

El organismo asegura que éstas son el evento adverso que más se registra durante la prestación de servicios de atención sanitaria y estima que cada año cientos de millones de pacientes de todo el mundo se ven afectados por estas infecciones.

«Ninguna institución ni país puede afirmar que ha resuelto el problema», afirma en una nota informativa publicada en su página de internet.

Las infecciones hospitalarias causan discapacidad a largo plazo, una mayor resistencia de los microorganismos a los antibióticos, elevados costos adicionales para los sistemas de salud, gastos para los pacientes y sus familias, y muertes innecesarias, detalla la OMS.

En México, una infección nosocomial prolonga las estancias hospitalarias entre 6 y 10 días más e incrementa la probabilidad de morir hasta en un 6.9 por ciento, según un informe realizado en conjunto por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed).

Además, se estima que en el País el costo por cada paciente con una infección hospitalaria es de alrededor de 6 mil dólares.