Concesionarios de transporte público colectivo urbano, formalizaron ayer en Palacio de Gobierno la solicitud de incremento emergente de 3 pesos a las tarifas, para quedar en 10.50 pesos por viaje, a fin de no verse orillados a realizar paros técnicos que afecten la regular prestación del servicio.

El documento dirigido al gobernador del Estado, plantea que el alza en los costos de combustibles y de refacciones, así como de insumos en general, los mantiene operando con pérdidas diarias promedio superiores a los mil pesos por cada unidad, según conoció de manera exclusiva El Heraldo.

De tal manera que plantean al Ejecutivo estatal ejercer la facultad prevista en el Artículo 146 de la Ley de Movilidad, “para modificar de manera inmediata la tarifa de transporte público ante una emergencia de viabilidad financiera”.

En ese contexto, los concesionarios listados en 16 anexos integrados a la carta-solicitud, esperan se dé respuesta al incremento descrito de manera urgente en las próximas 72 horas, a fin de no tener pérdidas irreversibles que los sitúen en la afectación de la prestación del servicio.

En los argumentos se destaca que desde el ultimo incremento en la tarifa, en noviembre de 2016 y hasta la fecha, el precio del diésel ha aumentado 43.56%; en tanto que el Índice Nacional de Precios al Consumidor, ha generado inflación de 7.36%, lo que implica aumentos en insumos necesarios para solventar la operación del transporte; igualmente el salario mínimo ha aumentado en 20.97% en el periodo de referencia.

En tal orden, se pide observancia de la situación real financiera y operativa que viven los concesionarios para estimar procedente reequilibrar la relación costo-servicio, a efecto de tener capacidad necesaria para brindarlo pero también dar cabal cumplimiento a las obligaciones de calidad que impone la nueva Ley de Movilidad.

En ese contexto, los firmantes indican que los prestadores del servicio no sólo se encuentran ahora en una situación crítica para dar el servicio, sino también para incorporarse al programa modernizador del transporte proyectado para el estado y que exige solidez financiera y organizacional que no puede sostener con la tarifa vigente.