El equipo jurídico de la Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes avanza en sus procesos legales de amparo en contra de la Ley de Movilidad del Estado de Aguascalientes, ya que los concesionarios quieren administrar sus propios recursos que aportan para la prestación de este servicio colectivo público, informó su vocero Manuel de la Cruz Ricalde.
Indicó que los abogados de la agrupación procederán en su momento para resguardar los intereses y las necesidades de este gremio, y por ahora sólo estos profesionales conocen a fondo y llevan este asunto para que se maneje conforme a derecho.
En lo que va del año, el vocero de ATUSA señaló que el transporte colectivo urbano trabaja de manera cotidiana y moviliza a diario una población promedio de 260 mil usuarios pasajeros.

Camiones ecológicos
Sobre las propuestas de ingreso de camiones ecológicos al servicio de transporte colectivo, dijo que la unidad es muy atractiva, pero no su precio que redunda en casi tres millones de pesos, mientras que los modelos tradicionales cuestan un millón seiscientos mil pesos. Este es un tema pendiente de diálogo con la Coordinación de Movilidad, apuntó.

Modernización
Hasta el momento, ratificó que esta Alianza enfrenta el reto de modernizar entre el 15 y el 20% de su parque vehicular que asciende en total en 700 unidades, el resto ya se encuentra dentro de la norma que establece diez años de vida útil.
Aunque con la aprobación de la Ley de Movilidad se aumentaron dos años más en la vida útil, por lo que ahora las unidades podrán utilizarse por 12 años y esto permitirá recuperar la inversión y generar recursos para atender los compromisos contraídos por cada uno de los concesionarios y respaldar las necesidades de los trabajadores y operadores de los camiones.

Manuel de la Cruz aseveró que el incremento constante de los combustibles como el diesel, ha mermado el flujo de efectivo de este gremio.
“Los proyectos de mejora para este sector se dialogarán con el Coordinación de Movilidad y lo único pendiente es la administración del fideicomiso y de los recursos aportados por los concesionarios, que sean administrados por ellos mismos, no por otras instituciones”, puntualizó.