La Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes se encuentra interesada en adquirir esos 55 autobuses nuevos y fabricados de origen para utilizar gas natural, cuyas unidades oscilan en los 2.6 millones de pesos y se recibiría un apoyo de 403 mil pesos por parte del gobierno del estado.

El vocero de ATUSA, Manuel de la Cruz Ricalde subrayó que los concesionarios están en la búsqueda y en el análisis de la mejor alternativa de las tres marcas de origen chino que ofrecen estas unidades de bajo carbono en transporte público.

También se encuentran en el análisis de los esquemas de financiamiento más adecuados en tasas de interés, mensualidades y plazos de pago para avanzar en la contratación y compra de esas unidades modernas y de tecnología limpia.

En entrevista con El Heraldo, el vocero de ATUSA señaló que actualmente han estado probando dos camiones que funcionan con gas natural, las cuales operan en las rutas 20 y 40, hasta el momento se ha encontrado que funcionan adecuadamente, aunque en las partes altas requieren de una mayor calibración en el sistema para que operen mejor.

Indicó que las unidades de prueba llevan operando tres meses en la ciudad de Aguascalientes, aunque las dos últimas llevan sólo quince días, una de la marca china Higer y la otra es Yutong.

Manuel de la Cruz precisó que la Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos trabaja para conseguir mejores cotizaciones a las ofrecidas de 2.6 millones de pesos por unidad.

Hasta el momento se ha dialogado con tres alternativas de compra y ninguna ha sido descartada, se busca la mejor para el concesionario y también para el usuario del transporte público.

Por el momento no se podrá acceder a financiamiento directo con las empresas armadoras, se necesita crear historial con ellas para acceder a crédito directo, motivo por el cual ahora se está en la búsqueda de esas alternativas que les ofrezcan condiciones de pago, tasas de interés y mensualidades las mejores del mercado, pero sobre todo ajustadas a la capacidad de pago de los concesionarios interesados.

Estos autobuses con tecnologías limpias cuestan alrededor de dos millones seiscientos mil pesos, mientras que una unidad tradicional que funciona con diésel, su valor oscila en un millón seiscientos cincuenta mil pesos.

¡Participa con tu opinión!