Fiel testigo del mundo prehispánico hasta la vida en el siglo XX, el Museo Regional de Historia es una buena opción para los turistas y visitantes del estado que desean conocer los orígenes de Aguascalientes, así lo señaló su directora, Violeta Tavizón.

La funcionaria del Centro INAH comentó a El Heraldo que dicho museo cuenta con una pequeña sala introductoria donde el visitante puede conocer algunos datos generales, su fundación, de dónde viene el nombre del estado así como su pasado prehispánico, gracias a los hallazgos de los últimos 20 años hechos por la arqueóloga Ana María Pelz.

Destaca la exhibición de piezas de intercambio comercial con los antiguos pobladores de Aguascalientes, así como un espacio muy icónico, que es la Capilla, la cual cuenta con el único retablo de Refugio Reyes, además de una muestra de ex votos, una casulla y una colección de textiles.

El Museo tiene también con una sala del Siglo XIX, la cual está sometida a un proceso de reestructuración con algunos objetos de la vida cotidiana de Aguascalientes de antaño, además de salas de exhibición temporal, donde actualmente está la exposición de Resonancias, el Sabinosaurio y otra más conocida como Artefactos.

Al referirse a la prehistoria de Aguascalientes, Violeta Tavizón resaltó que el museo cuenta con la pieza más antigua de la región llama Trilovite, que data de aproximadamente 350 millones de años y la cual fue uno de los organismos que vivían en el mar y alguien lo donó al Museo, así como algunos fósiles de moluscos que se encontraron en la región de Tepezalá y vestigios de fósiles de animales hallados en El Cedazo, que datan del Pleistoceno, hace millones de años; son exhibidos en la Sala de Paleontología, la cual está en proceso de reestructuración.

Finalmente, dijo que el Museo Regional de Historia también se ha adaptado al público moderno, incorporándose a las nuevas tecnologías, por lo que han integrado mapas temáticos, infografías, códigos QR que se pueden descargar con mayor información, así como playlists de Spotify, para que la gente pueda escuchar la música cuando visitas las exposiciones en las diferentes salas, además del uso de redes sociales como Instagram, Facebook y hasta videos en YouTube con el fin de darle versatilidad y atractivo a las distintas exhibiciones.