Juan Raúl Rivera
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Velitas, pastel y el festejo esperando con ansia descomunal, pero todo quedó en agua. Se echó a perder.
Juan Pablo Vigón cumplió ayer sus 27 años. Tuvo la posibilidad de darse un inmejorable regalo: de penal, al 83′ tuvo la chance de sentenciar el primer triunfo de la campaña a los Zorros, pero lo falló y el Atlas se conformó con el empate 0-0 ante el Querétaro, en el juego inaugural del Apertura 2018.
Además del penal errado por el cumpleañero, los atlistas estrellaron tres riflazos en el travesaño. Primero Clifford Aboagye, luego el refuerzo Octavio Rivero y el tercero lo impactó Vigón, quién salió como capitán y terminó abucheado.
El Atlas no ganó en la cancha, pero sí lo hizo y por goleada en la tribuna.
“Eres mi pasión, eres toda mi vida. A la rojinegra la llevo en el corazón”, retumbó una y otra vez en el Estadio Jalisco con presencia de 31 mil 810 seguidores.
Parecía que en la recta final Jefferson Duque iba a ser el gran salvador desde la banca, pero le anularon su gol, pues Rivero jaló a un zaguero queretano… y si los gritos ya tenían ahogado al Jalisco, con esto se terminó por cebar una fiesta preparada por dos largos meses.
No hubo boicot por parte de la afición, pero sí un amargo empate, con tres tiros al poste, un gol anulado y un equipo que simplemente, no sabe ganar.
Así, con el grito atorado, la causa rojinegra se meterá en la Jornada 2 al Estadio Azteca para toparse con el América.