Crece el maltrato hacia los niños donde en muchos casos tienen que ver situaciones de drogadicción entre los padres, así lo reconoció la Procuradora de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del DIF Estatal, Karla Esparza Lazalde.

En entrevista colectiva, la funcionaria estatal comentó que en promedio al año, dicha instancia rescata a poco más de 60 niños. Además de que reciben un reporte a la semana por parte del Hospital Hidalgo de un menor recién nacido intoxicado porque fue amamantado por la madre y ésta se encuentra en estado de drogadicción. “Por lo menos recibo un reporte semanal y son bebés de 0 a 3 meses de edad en promedio”.

Afirmó que generalmente se trata de madres adolescentes, por lo que en estos casos el Hospital Hidalgo como primera autoridad responsable, pone a disposición del DIF Estatal al bebé y éste queda bajo el resguardo de la Procuraduría, la cual realiza las investigaciones necesarias por parte de las áreas del jurídico y psicología, con la finalidad de poder reunificar al recién nacido con su familia de origen y de no ser posible, entonces realizar los actos jurídicos necesarios del retiro de la patria potestad.

Esparza Lazalde comentó que en estos casos, la mayoría de los niños que les pone a disposición el Hospital Hidalgo, son reunificados con sus familias de origen. Afirmó que aparte del factor de drogas, también han identificado otros factores de maltrato a los niños, tales como la omisión de cuidados derivado de familias disfuncionales, o que les privan el derecho a la educación, a la identidad, así como a vivir en una familia libre de violencia.

Resaltó que en caso de que alguien detecte que algún niño es objeto de maltrato, puede reportarlo al DIF Estatal al 910 25 85, donde se canaliza al área de Trabajo Social y se actúa de inmediato. Finalmente, aclaró que “el DIF y la Procuraduría no quitan niños por quitar, sino que lo que buscamos es poder restituirle al niño el derecho de vivir con su familia de origen de acuerdo a la ley de derechos de protección de derechos de niñas y niños”.