Para la Sección Uno del SNTE, la atención a la comunidad escolar afectada por el bullying fue una constante a lo largo del ciclo lectivo 2017-2018 que concluye esta semana, reconoció el delegado especial José Luis Briones Briseño, quien expresó que se difundieron entre el magisterio los protocolos de actuación de manera correcta.
Indicó que muchos maestros atienden por sentido común o remiten los casos a las subdirectoras o directoras de cada plantel educativo, y éstos a su vez a los trabajadores sociales, al prefecto o a los psicólogos, pero esto no debe hacerse como adivinanza, sino con información para poder ayudar a los estudiantes víctimas y victimarios.
En entrevista con El Heraldo, el dirigente magisterial apuntó que en el SNTE existe un cuadernillo de orientación de este fenómeno para asumir adecuadamente cada uno de los casos, los cuales suceden con mayor regularidad en el nivel de la secundaria.
Aclaró que la ocurrencia de casos en el ciclo lectivo que está por terminar no rebasó la incidencia de otros años escolares. Y sobre el bullying hacia maestros, este 2017-2018 no se registraron denuncias en este sentido, aunque no se descarta que hayan sucedido y no fueron reportados.
Por otro lado, el delegado especial de la Sección Uno del SNTE señaló que la primera etapa de basificación con los maestros del Conalep quedó finiquitada, aunque se encuentra a la espera de trabajar con la segunda etapa para puntualizar y dar el privilegio y la certeza laboral al resto de los trabajadores de la educación de ese subsistema.
Respecto a los trabajadores de los Cecytea, dijo que el SNTE ha estado dialogando y se encuentra por abrir una nueva mesa de diálogo para tocar avanzar en la basificación de este personal. Para ese subsistema se tendrá que revisar perfectamente la situación de cada uno de los trabajadores sindicalizados, concluyó.