Rubén Torres Cruz
El Heraldo

Atiende la Dirección de Salud Mental y Adicciones del ISSEA, los primeros casos de personas adictas al uso de redes sociales. Su titular Francisco Javier Pedroza Cabrera, advirtió sobre los riesgos que implicaría utilizar de manera excesiva las herramientas tecnológicas, pudiéndose presentar conductas antisociales.
Si bien el especialista indicó que no se busca prohibir el uso de la tecnología y redes sociales, dada la importancia que juegan hoy en día, sí es indispensable que exista conciencia a fondo sobre lo nocivo que pudiera resultar para la salud, el hecho de sobrepasar los límites y destinar una gran parte del día a estar conectados en línea.
Agregó que lamentablemente ha comenzado a resultar normal que se vean a menores de entre 2 a 3 años de edad, con algún tipo de dispositivo móvil como celular o tablet, que es utilizado como medio de distracción.
Resaltó que el uso intenso de las redes sociales ya es considerado como una adicción por la Organización de la Salud, que de no atenderse oportunamente, puede ocasionar en las personas cambios bruscos de conducta, apatía e interés de socializar presencialmente.
«No estamos prohibiendo las redes sociales, estamos fomentando el uso correcto de ellas. Si tenemos una dificultad para poder establecer alguna relación cara a cara, entonces los psicólogos nos enfrentamos a una nueva dificultad de las relaciones que son digitales. Tenemos algunos casos de personas que se declararon adictas a redes sociales, alrededor de 20, no más», concluyó.