José de Jesús López de Lara

Intensa movilización policiaca se registró el sábado por la tarde en la colonia Olivares Santana, luego de que solitario sicario irrumpió en una vivienda y atacó a balazos a dos jóvenes que resultaron heridos.
Una de las víctimas presentaba un impacto de bala a la altura del cuello, por lo que fue ingresada en condición crítica a un nosocomio.
Los heridos fueron identificados como Miguel Ángel, alias “El Bebé”, de 26 años y Alejandro, de 28 años.
El intento de ejecución se registró el sábado a las 16:30 horas, en la calle Pedro García Rojas y esquina con la calle Benito Díaz, en la colonia Olivares Santana.
De acuerdo a las primeras investigaciones que realizaron agentes del Grupo Homicidios de la PME, a la hora antes citada, los ahora lesionados se encontraban ingiriendo cervezas, sobre la banqueta y frente a la casa de Miguel Ángel, alias “El Bebé”.
En ese momento llegó una camioneta color negro y sin placas de circulación, de la cual descendió un sujeto de complexión robusta y comenzó a dispararles con una pistola tipo escuadra.
Al percatarse de la agresión, los dos individuos se metieron corriendo al domicilio, pero el sicario fue tras ellos y ya en el interior los atacó a balazos. Al ver a sus víctimas heridas, salió a la calle y tras abordar la camioneta donde lo esperaba un cómplice, se dio a la fuga.
Al escuchar los balazos, la mamá de “El Bebé” fue a perseguir al sicario pero no logró darle alcance.
A la escena de la fallida ejecución llegaron inicialmente policías estatales, además de ambulancias del ISSEA y Cruz Roja, a bordo de las cuales los dos jóvenes heridos fueron trasladados a recibir atención médica.
El más grave era Miguel Ángel, alias “El Bebé”, quien resultó con un balazo en el cuello, otro más en la rodilla izquierda y uno a la altura del costado derecho; mientras que Alejandro resultó con un balazo en el tórax y uno en la mejilla
Posteriormente, policías preventivos del Destacamento “Pocitos” y policías ministeriales implementaron un operativo de búsqueda por la zona, pero no se logró dar con el paradero de la camioneta sospechosa.
A la escena del ataque llegaron agentes del Grupo Homicidios de la PME y personal de la Dirección de Investigación Pericial, quienes aseguraron varios casquillos percutidos.