Pasos a desnivel: aspirinas al problema de movilidad

El automóvil sigue siendo el rey de la ciudad de Aguascalientes; la capital no está adecuada para los peatones ni para los ciclistas, el transporte público no mejora y todo mundo aspira a poseer un vehículo particular al precio que sea.

Así lo señaló el maestro en Urbanismo, Juan José Orozco López, al exponer que la multiplicación de pasos a desnivel seguirá siendo la opción para resolver los problemas que genera el desajuste vial de nuestra ciudad, en tanto no se adopten otras medidas.

En entrevista, el catedrático de la Universidad Autónoma de Aguascalientes expuso que indudablemente cada paso a desnivel está fundamentado en estudios especializados con el fin primordial de resolver los flujos vehiculares en ciertos nodos conflictivos.

Son estructuras que a muchos no gustan, causan molestias durante su construcción, pero a final de cuentas sí funcionan y suelen traer más beneficios que perjuicios a la funcionalidad citadina.

Y es que al dar fluidez al tránsito vehicular obviamente se detienen menos autos en puntos específicos, eso permite a los conductores llegar más rápido a su destino, pero sobre todo implica menos concentración de contaminantes en esos sitios determinados.

Sin embargo, no son la panacea pues, paralelamente, deben adoptarse medidas de solución a la problemática del desajuste vial que vive la ciudad y en ese escenario el transporte público es fundamental.

En ese sentido Orozco López puntualizó que un buen sistema de transporte público que sea cómodo, eficiente y de tarifa justa para el que presta el servicio y para el que lo usa, desincentiva el uso del auto particular lo que también incide en menos contaminación y alcanza para disminuir el número de accidentes.

Cuando ello se consigue, dijo, se da mayor seguridad a los peatones y es posible pensar en un aumento significativo del uso de la bicicleta, vehículo alterno que aún no cuenta en Aguascalientes con las vías funcionales, seguras y con sentido para multiplicarse en forma sustantiva.

Es el equilibrio que requiere la capital que hoy en día enfrenta además el desafío de resolver de manera integral los problemas que ya empezó a vivir los años recientes con la metropolización de sus alrededores, concluyó.