Zedryk Raziel
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno de México anunció ayer una inyección de recursos a Pemex por 107 mil millones de pesos para este 2019.
Además, ésta será la primera vez, en un periodo de diez años, en que no se contratará deuda.
Funcionarios de Pemex y de la Secretaría de Hacienda explicaron que el apoyo más importante a la empresa productiva del Estado consiste en un plan de alivio fiscal que le permitirá un flujo de 15 mil millones de pesos este año.
En compañía del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, explicó que se trata de una reducción de la carga fiscal de la petrolera por concepto de «derecho de utilidad compartida», que es un pago por derecho de extracción de hidrocarburos.
En rueda de prensa en Palacio Nacional, abundó que la reducción fiscal anual será acumulativa, de modo que, al cabo de seis años, Pemex podría disponer de 90 mil millones de pesos adicionales.
Alberto Velázquez, director corporativo de Finanzas de Pemex, expuso que para 2019 también se inyectó a la empresa una capitalización de 25 mil millones de pesos, mismos que fueron contemplados desde el Presupuesto de Egresos Federal (PEF).
Adicionalmente, dijo, Hacienda le aportó 35 mil millones de pesos para coadyuvar al pago de pasivos laborales como pensiones.
Por último, se contempla un financiamiento por 32 mil millones de pesos, que es el ingreso esperado por el combate al robo de combustibles.
Los funcionarios detallaron que el paquete de apoyo financiero por 107 mil millones de pesos para 2019, en conjunto con otros recursos asignados en el PEF, permitirán a la empresa invertir este año 288 mil millones de pesos.
Precisaron que dicha cifra es 36 por ciento mayor en términos reales que en 2018, cuando la petrolera invirtió 204 mil millones de pesos.
«Esto es muy importante porque, después de cuatro años en que la empresa venía reduciendo sus niveles de inversión, este Gobierno ha decido justamente invertir en la empresa», destacó Velázquez.
«Y es un incremento sustancial, pero lo más importantes es que este incremento a la inversión, después de casi 10 años, está soportado por esfuerzos de la empresa en materia de austeridad, el apoyo del Gobierno federal y cero deuda».
Urzúa detalló que, en el sexenio de 2012 a 2018, Pemex contrató deuda que anualmente ascendió a un promedio de 140 mil millones de pesos; sin embargo, advirtió, dichos recursos no fueron destinados a inversión.
El Gobierno de México aseguró que, a partir de este año, no se contratará nueva deuda y se comenzará a prepagar la existente.
El Presidente López Obrador arremetió contra las Administraciones anteriores, a las que acusó de haber orquestado, entre políticos y tecnócratas, el saqueo de empresas nacionales como Pemex y la CFE.
«Empresas que fueron maltratadas, que fueron debilitadas por mala administración, por corrupción; a veces da la impresión que lo hicieron de manera deliberada para quebrarlas, para destruirlas, porque las trataron con saña en cuanto a que las saquearon y crearon todo un andamiaje con ese propósito», sostuvo.