Cuando menos mil empresas del sector alimentos en sus diversos giros, deben entrar a procesos de inocuidad y sanitarios a fin de asegurar a la población aguascalentense que ofrecen productos libres de contaminantes físicos, químicos y microbiológicos, independientemente de si son o no nutritivos, advirtió el secretario de Desarrollo Rural y Agroempresarial (Sedrae), Manuel Alejandro González Martínez.

Aseveró que en este proceso se ha avanzado muy poco, pues sólo los exportadores y las grandes empresas se han certificado en inocuidad, por lo que falta mucho por hacer tanto en normas oficiales mexicanas, como en sistemas de reducción de riesgos de contaminación.

Estas certificaciones de inocuidad se aplican en restaurantes y en cualquier área que maneje alimentos. Por ese motivo, la Sedrae promueve diversos programas y el acompañamiento para la realización de los procesos operativos estándar (Poes) y con ello llevarlos a un nivel en que puedan ser evaluados por las instancias certificadoras autorizadas.

Para este año, se pretende certificar a 30 empresas de Aguascalientes, aunque el mercado es muy amplio y se podría apoyar a mil unidades de negocio; asimismo, habrá que informar a todos esos empresarios sobre los beneficios de la inocuidad, pues pocos saben que cuando alguien come unos tacos en la vía pública y se enferma, responde a que esos alimentos no son inocuos.

“Inocuidad es un alimento limpio, no necesariamente sano, pero sí libre de contaminación física, química y microbiológica”, detalló.

En entrevista con El Heraldo, el funcionario estatal precisó que aquellas empresas o productores que quieren exportar a un supermercado o a una tienda comercial importante deben contar con un certificado de inocuidad. No se puede pensar en exportar a Estados Unidos, a Europa o Japón sin contar con ese documento.

En ese sentido, la Sedrae trae algunos programas para apoyar en la certificación, pues si bien hay otro mercado más local y nacional que no exige certificarse en inocuidad como es una central de abastos, un centro agropecuario, la tienda de abarrotes o la tienda de la esquina; la inocuidad debe ser un tema muy relevante tanto para las mercancías que se quedan en el mercado local, como el nacional o extranjero. Por eso los programas gubernamentales apoyan a la iniciativa privada para que avancen en este asunto.

“Para certificarse no sólo debe contarse con equipos apropiados para el manejo de los alimentos, sino también tener un papel en el cual se puede dar un seguimiento y estandarizar”, puntualizó.