David Reynoso Rivera Río

México culmina su participación como sede de la Asamblea General 2017 de la Organización de Estados Americanos (OEA). Misma en la que cancilleres y altos representantes de los 34 Estados miembros de la OEA, discutieron los principales temas de la agenda interamericana para definir la ruta de la organización durante el periodo 2017-2018. La Asamblea General, es el máximo órgano de decisión de la OEA y se reúne año con año en sesiones ordinarias; desde 1948 su función consiste en ser el principal foro de diálogo político y cooperación en América.

En el marco previo a la Asamblea General, se llevó a cabo la XXIX Reunión de Consultas de Ministros de Relaciones Exteriores misma en la que se intentó llegar a un acuerdo-posicionamiento al respecto de los acontecimientos de los últimos meses en Venezuela. Se intenta hacer un llamado al gobierno de Nicolás Maduro, para que detenga su convocatoria a la Asamblea Constituyente y se permita consolidar la plena libertad al voto; sin embargo la sesión tuvo que suspenderse, al no llegar los consensos y mayorías necesarias.

Existen dos grupos antagónicos que por un lado defendían la no injerencia en asuntos de índole político por parte de los Estados; mientras que, por otro lado, se encuentra el grupo dónde participó activamente el canciller mexicano, Luis Videgaray, que enérgicamente ha señalado debe existir un respeto a la soberanía de los Estados pero bajo la condicionante de que existen ciertas limitantes de la autoridad por las que la comunidad internacional debe siempre velar.

La mencionada reunión tuvo como respuesta por parte de Delcy Rodríguez, la ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, una actitud poco adecuada ante un foro internacional de tal magnitud ya que primeramente advirtió que el Estado Venezolano no aceptaría ninguna resolución sobre los asuntos de su país, desconociendo prácticamente al organismo americano, rompiendo de manera tajante el diálogo y abandonando el recinto.

Más allá de debatir sobre si la Organización de Estados Americanos tiene el alcance y las facultades para sustituir la voluntad o inmiscuirse en el gobierno venezolano, resulta importantísimo destacar el papel que tienen estos organismos en el marco del Derecho Internacional ya que, a través de la crítica, la voz solidaria y la construcción de acuerdos es como se abordan de manera integral los temas prioritarios para la consolidación del bien común en el orbe.

Agradezco como siempre el favor de su lectura y los invito a estar pendientes del desenlace Venezuela-OEA y sus posibles implicaciones para todos los países miembros de la Organización de Estados Americanos.

Correo: [email protected]

Twitter: @davidrrr

¡Participa con tu opinión!