José de Jesús López de Lara

A plena luz del día se registró un asalto domiciliario en el fraccionamiento Solidaridad I.
El atraco fue perpetrado a mano armada por cuatro sujetos desconocidos, quienes despojaron a una mujer de dinero en efectivo, cuyo monto no se logró estimar por el momento.
Según se informó, la víctima es prestamista.
A pesar de que se implementó un fuerte operativo por parte de policías preventivos del Destacamento “Morelos” y policías estatales, los asaltantes lograron escapar con rumbo desconocido.
Los violentos hechos se registraron el jueves poco antes de las 09:00 de la mañana, cuando la mujer salió de su domicilio ubicado en el fraccionamiento Solidaridad I, debido a que iba a llevar a uno de sus pequeños hijos al kinder.
Sin embargo, en ese momento, la mujer y su hijo fueron interceptados por cuatro sujetos desconocidos, de los cuales dos de ellos llevaban pistolas.
Con lujo de violencia metieron a la mujer y al niño otra vez a la casa y enseguida los delincuentes procedieron a revisar que no hubiera más personas en el interior.
Para ello, destrozaron las puertas de las recámaras y del baño, así como varios muebles que había en la casa.
Al encontrar al esposo de la mujer y a otro niño, también los encañonaron y los llevaron hasta la sala de la casa.
Mientras los dos sujetos que iban armados con pistolas, tenían amagadas a sus víctimas para evitar que opusieran resistencia, los otros dos cómplices se dirigieron a las habitaciones y comenzaron a buscar el dinero.
Cuando los asaltantes encontraron el dinero y procedían a retirarse, el esposo de la mujer intentó impedirlo, por lo que uno de los hampones le propinó un “cachazo” en la cabeza que lo dejó inconsciente.
Los cuatro asaltantes escaparon a bordo de un automóvil Nissan Sentra, color gris, el cual habían dejado estacionado sobre la calle Educación.
Al lugar de los hechos arribó una ambulancia del ISSEA, cuyos paramédicos brindaron atención al esposo de la prestamista, así como a la misma mujer y sus pequeños hijos, quienes sufrieron una fuerte crisis nerviosa.
Momentos después llegaron agentes del Grupo Anti-Asaltos de la PME, quienes iniciaron las investigaciones correspondientes.