Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Secretario de Educación Pública, Otto Granados Roldán, tachó de oportunistas y demagogos a quienes están en contra de la reforma educativa.
Durante un homenaje a Jaime Torres Bodet, el funcionario aseveró que consolidar la reforma es un mandato legal, pero también un objetivo político y una convicción moral.
“Es defender el derecho de los niños a una educación equitativa y de calidad en contra del oportunismo y demagogia de quienes quieren hacer de este derecho y de esta reforma una moneda de cambio”, expresó durante el evento celebrado en la sede de la SEP.
Con un timbre postal y una exhibición fotográfica, la Secretaría finalizó los festejos que comenzaron en abril de este año por los 115 años del natalicio del dos veces Secretario de Educación Pública y secretario general de 1948 a 1952 de la Unesco.
“El Gobierno de la República no sólo reconoce el enorme legado de Torres Bodet, sino se compromete a custodiarlo y ampliarlo”, señaló Granados.
Expuso que la reforma educativa corresponde al pensamiento de este personaje, pues alguna vez dijo que cuando el progreso alcanza a la educación hay que reformarla.
“Torres Bodet diría que la educación necesita una actualización para estar a la par de las necesidades del Siglo 21”, afirmó.
En su intervención, el director del Fondo de Cultura Económica, José Carreño, comparó al también ex Canciller con Granados.
“Torres Bodet fue el primer Secretario particular de un Presidente en llegar a la titularidad de la SEP, igual que el Secretario Granados”, indicó.
Al dar una semblanza de Torres Bodet, el historiador y ex director de El Colegio Nacional, Javier García, dijo que habría sido partidario de la reforma educativa.
“No me cabe duda porque él pensaba que la educación siempre debía estarse reformando”, manifestó.
Al finalizar los discursos, Granados inauguró la exposición fotográfica “Jaime Torres Bodet, Años contra el tiempo” en el salón Nishizawa de la SEP.