Por Rubén Torres Cruz

El presidente Andrés Manuel López Obrador, arremetió contra las calificadoras mundiales que proyectaron una contracción en el crecimiento económico y que por consecuencia anunciaron una reducción crediticia para el país, derivado de la tensión comercial, incertidumbre en la política interna y el deterioro de las finanzas en Pemex.

Durante su tradicional rueda de prensa, el mandatario federal indicó no estar de acuerdo con la valoración de las internacionales tras indicar que están utilizando una metodología antigua que no incluye la variable ‘corrupción’, entre otras cosas más; “Nosotros sentimos que está bien la economía, no estamos de acuerdo con las calificadoras, no han sido profesionales”, reiteró.

El mandatario federal agregó que durante años las calificadoras pasaron por alto la nula inversión en la paraestatal, sin que existieran en consecuencia malas estimaciones en materia económica en sexenios pasados.