Un hombre que caminaba por la calzada de Las Américas, a la altura del fraccionamiento Los Vergeles, hizo un macabro hallazgo.
En el cauce del río San Pedro encontró el cadáver de un hombre que estaba atorado entre las rocas.
La víctima presentaba golpes en diferentes partes del cuerpo, aunque aparentemente fueron provocados mientras era arrastrado por la corriente de agua.
El hallazgo se registró el lunes aproximadamente a las 07:50 de la mañana, cuando una persona que caminaba por la Calzada de Las Américas, se percató que en el interior del río San Pedro, justo en la parte posterior del fraccionamiento Los Vergeles, flotaba boca-arriba el cadáver de una persona del sexo masculino.
La víctima estaba atorada entre un montón de piedras y eso evitaba que fuera arrastrado por la corriente.
Hasta el lugar del hallazgo arribaron policías estatales y policías preventivos del Destacamento “Pocitos”, además de una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil.
Fueron precisamente rescatistas de Protección Civil Municipal, quienes poco antes de las 09:00 de la mañana lograron rescatar el cadáver.
A la escena del hallazgo llegaron agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
La persona fallecida no ha sido identificada y aparentemente se trata de un indigente de entre 35 y 45 años, de tez morena y barba de candado.
Vestía al momento de los hechos una playera en color gris y un short del mismo color.
Aunque se le detectaron algunas lesiones, principalmente en las piernas, aparentemente estos fueron provocados al ser arrastrado por la corriente del río y golpearse con las piedras y ramas.
Una vez realizadas las diligencias correspondientes, el cadáver de esta persona fue trasladado al Servicio Médico Forense, donde quedó depositado en calidad de desconocido.