David Reynoso Rivera Río

Nos encontramos a escasos días de que los partidos políticos comiencen a definir los nombres de quienes serán sus cartas fuertes para contender por los espacios en las diferentes presidencias municipales y, por ende, los espacios en sus planillas para regidores y síndicos, según corresponda. Derivado de ello, he decidido en esta ocasión hacer algunos planteamientos y reflexiones, que ya son costumbre de un servidor realizarlos antes del proceso para todos aquellos suspirantes, aspirantes, próximos precandidatos y en el mejor de los casos, candidatos.

El presidente municipal, el síndico o los síndicos (según corresponda) y los regidores, constituyen el Ayuntamiento. Esta figura es el máximo órgano de gobierno y de manera general a cada uno de los sujetos involucrados en el órgano le corresponde una determinada tarea; esto es, al presidente municipal le corresponde ejecutar las determinaciones del Ayuntamiento y al síndico tanto representar legalmente al municipio (síndico procurador) como realizar la administración hacendaria (síndico de hacienda). Por otra parte, los regidores asisten a las sesiones de cabildo y enfocan sus tareas en los diversos servicios públicos que brindan nuestros Ayuntamiento.

De ahí estriba que la primera necesidad de todo aspirante a legislador sea conocer verdaderamente sus funciones y la aplicación de éstas. En segundo lugar, nuestros representantes deben contar con un gran humanismo personal y político; la gente está cansada de políticos insensibles a las necesidades de la sociedad, así como de la prepotencia y la falta de humanismo visible en muchos casos. De igual manera, nuestros servidores y funcionarios a elegirse deben comprender que su labor no estriba en ser gestores, ni en generar un aparato corporativista de siervos al servicio del respectivo órgano municipal; deben entender que su función principal no consiste en ser gestores ni crear estructuras que les permitan la ahora permitida reelección.

Se trata de que los partidos abran los ojos y crean en el poder transformador de la noble función pública en el Ayuntamiento, de manera que no busquen el espacio únicamente por el afán de avanzar en su carrera política.Tras lo anterior, no me queda duda que he plasmado los principales aspectos que todo aspirante a presidente municipal, síndico o regidor deberá pasar por su cabeza al realizar el examen de consciencia que lo llevará a dar o no el paso de su registro como precandidato, ante los diversos partidos que tendrán la oportunidad de contender en la próxima elección. A partir de este momento, estaremos dándole seguimiento profundo desde el lado ciudadano a todas las actividades relacionadas con la jornada electoral que se avecina, Agradezco el favor de la lectura y espero la información aquí vertida nos sirva de herramienta para exigir a todo aquel ciudadano interesado en contender y representarnos.

Correo: davidreynoso@sapiensiuventus.com

Twitter: @davidrrr