Staff
Agencia Reforma

REYNOSA, Tamaulipas.-Grupos criminales desataron ayer al mediodía balaceras y violentos bloqueos viales en esta ciudad fronteriza luego de que un comando robó una pipa con gasolina de una empresa privada y huyó hacia el municipio de Río Bravo, «foco rojo» del huachicol en Tamaulipas.
De acuerdo con reportes, el vehículo pertenecería a un grupo delincuencial y fue arrebato por criminales rivales cerca de una bodega en la colonia Almaguer, cerca del puente internacional Pharr.
Aunque en su escapatoria los criminales desataron tiroteos y bloqueos viales, no se registró afectación a los viajeros y tráileres que usan el cruce internacional.
Elementos de la Policía Estatal y del Ejército intervinieron para repeler las balaceras y retirar los bloqueos, por lo que se declaró superada la crisis en menos de una hora.
Los pistoleros que robaron la pipa se retiraron a toda velocidad desatando bloqueos en las colonias Almaguer y 20 de Noviembre.
También se registraron cerca del Cuartel Militar de la Octava Zona y en la carretera Reynosa-Río Bravo, hasta la colonia Nopalera y Unidad Obrera, a la altura del boulevard Luis Donaldo Colosio.
Tránsitos con personal de grúas concesionarias, protegidos por militares y policías estatales, se coordinaron para retirar los tractocamiones atravesados en las avenidas.
Según fuentes, cuando los criminales se internaron en el municipio de Río Bravo, los soldados recibieron órdenes de los mandos de replegarse al cuartel para evitar víctimas inocentes.
Los poliductos de Pemex que conectan la refinería de Cadereyta, Nuevo León, con Brownsville, Texas, atraviesan Reynosa, Río Bravo y Matamoros, una zona afectada por la ordeña de combustibles.
En la región, personal de Pemex apoyados por policías y militares decomisan constantemente pipas y camionetas con contenedores repletos de combustible extraído ilegalmente de los ductos de Pemex.
El miércoles, la Sedena en Reynosa inició un operativo de vigilancia de ductos de Pemex, donde utilizan tecnología avanzada, con aviones no tripulados y drones, señalaron fuentes allegadas a la Octava Zona.
También la Terminal de Almacenamiento y Reparto (TAR) de Reynosa fue intervenida desde los primeros días de enero, para revisar minuciosamente facturas, cantidad y destino de la gasolina y diesel que transportan las pipas de Pemex y de concesionarios.