Claudia Salazar y Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La titular del Trabajo, Luisa María Alcalde, y el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, promovieron ayer con los diputados del bloque mayoritario a aprobar la reforma laboral, a fin de cumplir con los compromisos del tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá.
Por la mañana, ambos funcionarios se reunieron con los diputados de las bancadas de Morena, el PES, el PT y el PVEM, cuyo número supera la mayoría simple que se necesita para aprobar los cambios a la Ley Federal del Trabajo.
Durante la reunión, los petistas Reginaldo Sandoval y Gerardo Fernández Noroña expresaron su rechazo al dictamen.
Sandoval planteó aprobar una reforma de mayor alcance, aprovechando la mayoría del bloque, mientras que Fernández Noroña cuestionó que se cediera a las presiones de Estados Unidos y que Morena se prestara a ello.
En respuesta, Alcalde precisó que esa es la propuesta que está defendiendo el Gobierno del Presidente López Obrador, sólo respecto a la democracia sindical, sin involucrar otros temas, como se ha pedido por otros sectores.
Subrayó que la reforma representa un giro de 180 grados y es, además, un compromiso asumido por México en el marco del T-MEC.
Incluso dijo que espera que la reforma sea aprobada por el Congreso antes de que concluya el periodo ordinario de sesiones.
«Hay buen ánimo para discutir esta reforma y esperemos que sea aprobada en el mismo mes de abril».
Mientras los diputados del PT no definieron su voto, los coordinadores del PES, Juliana Elizondo, y del PVEM, Arturo Escobar, dieron su apoyo a la reforma laboral.
Luego del encuentro, el líder de la bancada de Morena, Mario Delgado, confirmó que el dictamen se aprobará este miércoles en la Comisión del Trabajo y el mañana jueves se presentará al pleno.
«Fue una reunión para hablar de la reforma laboral, de sus alcances para lograr democracia sindical y justicia laboral», dijo Delgado.
Sobre la premura para sacar el dictamen, el morenista negó que la Cámara responda a presiones de Estados Unidos para aprobar la reforma.
«No, no, a nosotros nadie nos presiona, somos un Poder autónomo», respondió al ser cuestionado sobre si había presiones de Estados Unidos.
Mencionó que, desde un principio, en la agenda legislativa de su bancada estaba programado aprobar el tema en abril.
La iniciativa, recordó, se presentó en diciembre pasado y la Comisión del Trabajo convocó a sesiones de parlamento abierto para enriquecer el proyecto de su partido.
Tras reconocer que el bloque mayoritario puede sacar la reforma por sí solo, agregó que buscan avalar de las demás bancadas para que la Cámara apruebe por consenso la reforma laboral
«Estamos dentro de nuestros tiempos y vamos a sacarla esta semana», mencionó el coordinador de Morena.
Aun si el PT votara en contra, Morena tiene mayoría simple con 259 curules, y con el apoyo del PES y el PVEM sumaría casi 300 votos en el pleno para aprobar la reforma con holgura.