Por: Sommelier Jorge Martínez

Muy bienvenidos sean nuevamente a este Apuntes del Sommelier; gracias a todos los lectores de El Heraldo de Aguascalientes por visitarnos aquí cada semana, el sábado es el día que comparto con ustedes esta sección.
Estimadas amigas y amigos, hoy vamos a dedicar estas líneas a preparar botanas y crear un maridaje para tenerlas listas en el evento deportivo más esperado del año; sí, me refiero al Súper Tazón. Les sugiero a quienes no gustan de este evento deportivo, aprovechen la oportunidad de disfrutarlo; como pretexto podemos preparar botanas y disfrutar con los amigos y familia de este domingo deportivo, que también nos brinda un gran espectáculo de medio tiempo, muy famoso y mundialmente conocido.
Muy bien, pongamos manos a la obra. Voy a comentarles el platillo que les quiero sugerir el día de hoy, se trata nada más y nada menos que de unas ricas costillas de cerdo en un adobo de tamarindo y chile chipotle, el cual vamos a maridar con una copa de vino tinto o con una cerveza artesanal. Excelente, pues comencemos con los ingredientes que requeriremos para estas costillas de cerdo; es muy importante que cuando estén en la carnicería, pidan al carnicero que corte las costillas en un tamaño pequeño, de manera que se puedan tomar las costillas cómodamente con la mano.
Bien, entonces necesitaremos 2 kg de costilla de cerdo, 1/2 kg de tamarindo natural, 1 lata pequeña de chiles chipotle, 1 rama de romero, 20 hojas de albahaca, 8 dientes de ajo, 1 taza de aceite de oliva, 1 cucharada de jengibre rayado, sal y pimienta al gusto. Para obtener mejores resultados en estas costillas, las hornearemos precisamente a fuego lento, así tendremos unas costillas muy jugosas y tiernas.
El proceso para elaborarlas comienza con preparar el adobo; vamos a pelar los tamarindos y quitarles los huesos para dejar exclusivamente la pulpa, luego llevamos la pulpa a la licuadora y agregamos la lata de chile chipotle, aceite de oliva, agua purificada, jengibre, sal y pimienta; probablemente ocuparán licuar en partes por la cantidad. Una vez licuado el adobo, colocamos las costillas en una charola o en el recipiente que ustedes escojan y vamos a colocar el adobo sobre las costillas; prácticamente las bañaremos, deberán cuidar que la textura del adobo sea líquida, que se reducirá en el proceso de hornear; por último, colocamos el romero y la albahaca sobre el adobo, de esta manera las costillas se van a aromatizar de forma muy sutil y agradable. El consejo más importante es controlar el tiempo de cocción y la temperatura, entre más lento se cocinen y a fuego bajo, el resultado será mejor, por lo tanto, es recomendable hacerlas con tiempo para ponerlas a fuego lento.
Muy bien, amigas y amigos, ahora comentaré un poco acerca del maridaje de estas ricas costillas, voy a proponer dos bebidas, la primera será una cerveza artesanal de tonalidad ámbar y la segunda opción será una copa de vino tinto; cuando sugerimos vino tinto, realmente tenemos muchas y variadas opciones, hoy les quiero recomendar un par de ellas.
Me regreso al tema de la cerveza artesanal, vamos a degustar con estas costillas una cerveza de tonalidad ámbar; hay muchos estilos de estas cervezas, por esa razón me refiero más a la tonalidad, las encontrarán fácilmente, este estilo de cerveza ámbar tiene la particularidad de ya no ser tan ligera, y eso es precisamente lo que ocupamos, ya que los sabores del adobo son marcados debido a las características de los ingredientes. Les recomiendo mucho poner atención en el resultado que da probar el adobo con este estilo de cerveza; el tamarindo aportará su parte cítrica, el chipotle la parte ahumada y la cerveza intentará enaltecer estos sabores; esperemos así suceda.
Recuerden que no hay reglas para que sucedan los maridajes como se planean, sólo hasta el momento de degustarlos sabremos qué resultado dio, pero lo más probable es que sean satisfactorios.
Ahora comentaré acerca de las copas de vino; les quiero sugerir un par de ellas, en este caso la uva Nebbiolo y también la uva Syrah, son muy diferentes, pero cada una puede ofrecernos enaltecer los sabores de las costillas de diversa manera, pues cada una de las uvas mencionadas tiene características diferentes y esto hace que cada una aporte un toque variado a las costillas; es realmente increíble, podríamos pensar que son dos platillos diferentes, esto es lo espectacular del vino, tiene la capacidad de asombrarnos y ayudar a los platillos, o los platillos al vino, para crear una alta gama de sabores, aromas y texturas.
No olviden que si van a degustar las dos bebidas, es decir, la cerveza y el vino, es necesario degustar primero la cerveza, ya que por su graduación alcohólica es más baja la cerveza que el vino y esto permite no dañar las papilas gustativas, que son las encargadas de leer la información de los sabores, aromas y texturas que brindan los alimentos y las bebidas.
Como pueden ver, amigas y amigos, aquí tenemos una muy buena opción de botana para eventos deportivos; toda la familia la disfrutará. Les sugiero colocar las costillas en un tazón al centro y poner atención en verter muy bien el adobo que ha quedado al fondo del recipiente, de alguna manera volveremos a bañar las costillas, y seguramente les quedarán espectaculares, este adobo también se puede utilizar para carne de res y el sabor cambiará, pero con muy buenos resultados.
Les deseo buen fin de semana, no dejen de seguirme todos los sábados. También les pido que no dejen de fomentar la cultura del vino en casa, les traerá muchas satisfacciones. ¡¡Salud y buen provecho!!