Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente se ha quejado que el Gobierno es como un «elefante reumático» por lo que ha decidido tomar medidas mediante «decretazos».
Ya sea para comprar pipas, para vetar empresas, para impedir la transferencia de fondos a organizaciones o para echar abajo la reforma educativa, el Mandatario ha publicado memorándums donde ordena a su gabinete a tomar medidas concretas.
Bajo el argumento de que se trataba de una emergencia, el tabasqueño emitió el 21 de enero un memorándum para instruir la compra de 571 pipas en Estados Unidos, con un costo de más de 85.3 millones de dólares.
Dicha transacción, que buscaba normalizar el desabasto de combustible durante la crisis por la guerra contra el huachicol, fue realizada como una compra directa, sin licitación de por medio.
El 8 de abril, el Mandatario vetó por oficio a Grupo Fármacos Especializados, Farmacéuticos Maypo y Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico, a las que que calificó como consentidas del Gobierno de Enrique Peña Nieto por las ventas de medicamentos que hicieron para el sector salud.
Aunque solicitó a la Secretaría de Hacienda actuar «de conformidad con la legalidad en la materia», un Juez federal ya suspendió el «veto» a la empresa Grupo Fármacos Especializados seguir compitiendo por contratos de Gobierno, siempre y cuando no sea inhabilitada por la Secretaría de la Función Pública (SFP).
También por escrito, el pasado 14 de febrero notificó a su gabinete legal y ampliado que ninguna organización social, sindical, civil o movimiento ciudadano recibiría transferencias de recursos públicos durante su Administración.
Dicha circular provocó inconformidades y hasta manifestaciones, pero la presión por dejar sin presupuesto a los refugios para mujeres víctimas de la violencia obligó a que reconsiderara al menos en ese rubro.
El 19 de marzo, en medio de señalamientos de la Oposición, el Presidente firmó un documento, de carácter político, en el que se comprometió a no reelegirse en la Presidencia más allá del 2024.
Una semana después, el presidente del PAN, Marko Cortés, acudió ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) para denunciar al Mandatario de pretender alterar el orden democrático del País, mediante una consulta pública de revocación de mandato en 2021.
Apenas el miércoles y a través de un memorándum, el Presidente ordenó «dejar sin efecto» todas las medidas contempladas en la legislación vigente y derivadas de la reforma educativa de 2013, lo que provocó una ola de críticas por la falta de sustento jurídico del veto presidencial.