Claudia Salazar
Agencia Reforma

CDMX.- La Cámara de Diputados aprobó en lo general y lo particular una reforma para establecer el procedimiento de revocación de mandato y normar las consultas populares.
El dictamen fue criticado por las bancadas de Oposición por otorgar al Presidente la facultad de convocar al proceso de revocación y porque éste se realizará el mismo día de la elección intermedia de diputados federales.
Con 326 votos a favor y 127 en contra fue aprobada la reforma y turnada al Senado.
En la presentación de reservas, el morenista Alejandro Viedma Velázquez logró que se disminuyera del 34 al 25 por ciento el umbral de la participación ciudadana para que la consulta popular sea vinculante.
La diputada Soraya Pérez, del PRI, criticó que la redacción del dictamen deje abierta a consulta pública la posibilidad de crear nuevos impuestos, pues la única restricción en la materia indica que no se pueden consultar las bases y las tasas impositivas; su reserva fue desechada.
También por el PRI, Enrique Ochoa urgió al Pleno a no dejar al Presidente el derecho de pedir la revocación de mandato y legislar ante el posible escenario de que el Ejecutivo sea, en efecto, removido del cargo, pero su reserva tampoco prosperó.
La diputada de MC, Martha Tagle, criticó que la solicitud de un proceso de revocación, cuando sea promovida por los ciudadanos, requiera del 3 por ciento del padrón electoral para ponerse en marcha; su reserva también fue desechada.
Además de la aprobada, se presentaron 37 reservas ninguna de las cuales fue admitida a discusión.