Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Senado de la República aprobó en lo general y en lo particular el dictamen que reforma la Ley General de Salud en materia de etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas.

Con 115 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones, se aprobó en lo general, mientras que con 80 votos a favor, 28 en contra y 4 abstenciones se avalaron los artículos reservados.

Durante la discusión del dictamen, senadores de Morena, PRD, PAN, PRI y Movimiento Ciudadano (MC) se posicionaron a favor del proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de Salud en materia de sobrepeso, obesidad y de etiquetado de alimentos así como bebidas no alcohólicas.

La legisladora Verónica Delgadillo de MC aseguró que este proyecto permitirá hacerle frente a la pandemia de obesidad que arrebata vidas y ha colapsado al sistema de salud.

Afirmó que, para 2023, la obesidad costará al País 272 mil millones de pesos, si no se implementan acciones efectivas.

El etiquetado de advertencia podría reducir en 20 por ciento el consumo de productos altos en azúcares y sales, que contribuyen a la obesidad, advirtió.

Sin embargo, subrayó, se requiere destinar más recursos al Sector Salud para 2020, a fin de fortalecer al sistema de salud.

El morenista Martí Batres sostuvo que esta votación y la reforma es histórica, pues detrás del procesamiento de alimentos hay intereses económicos de nivel mundial, empresas con poder político y económico trasnacional que habían impedido que este etiquetado existiera desde hace lustros.

A petición de la senadora del PAN, María Guadalupe Saldaña, se reservaron los artículos 210, 212 y 215, pero, tras leerlos, no se aprobó su discusión.

El dictamen pasará el Ejecutivo federal para posteriormente ser publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).