Claudia Salazar 
Agencia Reforma

CDMX.- El pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformas que permitirán la exención del pago de peaje carretero cuando haya poblaciones que necesiten evacuar por situaciones de emergencia o desastre.
Aunque la propuesta fue aprobada por unanimidad con 361 votos, diputados de izquierda reclamaron que la reforma a la Ley General de Protección Civil haya sido matizada para evitar afectar a los concesionarios de las autopistas del país.
En el artículo 34 de dicha ley se agregó la posibilidad de que el Comité Nacional de Emergencias gestione la exención de peaje en casetas de cobro ubicadas entre la zona de evacuación y la inmediata zona segura, cuando se consideren necesaria la aplicación de medidas que requieran el desalojo.
La propuesta original de la diputada Rosa Ramírez Nachis, del partido MC, planteaba que la Comisión podría ordenar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes la suspensión de los cobros en las casetas.
Héctor Barrera Marmolejo, de la comisión de Protección Civil, resaltó que la propuesta ayudará a poner a salvo la vida de las personas sin que se esté condicionado la complicación de pagar o no un peaje.
Además, precisó que el dictamen no causaba un aumento o creación de gasto al Presupuesto de Egresos.
Es un “no ingreso” por la contingencia respecto de las cuales la política de gasto público ha establecido diferentes mecanismos transparentes, con el objeto de crear reservas presupuestarias para prevenir algunas erogaciones de carácter contingente, mencionó.
La diputada Ramírez Nachis mencionó que la reforma quedó a medias.
“Con esta propuesta de su servidora podemos todos sentirnos satisfechos a medias, porque todavía seguimos anteponiendo el impacto presupuestal al generar que se conjunte el comité para que se determine el grado de riesgo antes de abrir la pluma.
“Seguimos teniendo trabajo por hacer, y ese trabajo debe estar encaminado a que con la pura presunción de que se puede cobrar una sola vida por entorpecer el libre peaje en nuestras carreteras y caminos y puentes, con eso sólo que sea motivo para que se pueda generar la apertura y el libre tránsito en condiciones de siniestro”, consideró.
Agregó que quedó demostrado que la vida de los mexicanos cuesta más que cualquier impacto o cualquier pérdida.
La diputada María Cristina García Bravo, del PRD, advirtió que la reforma sacrificó la técnica legislativa y la precisión por el objetivo de lograr el consenso entre las bancadas.
Resulta por demás cuestionable que detrás de las posiciones divergentes que dificultan los consensos se oculta la defensa de intereses económicos particulares, reclamó.
“En el caso que nos ocupa resulta inadmisible que, en el ánimo de defender las ganancias de los concesionarios carreteros, la ley tenga que escatimar, tenga que aplazar las acciones urgentes.
En tanto, el también perredista Jorge Tello advirtió que se trastocó el sentido de la iniciativa original, para que la Comisión de Emergencia instruyera a la SCT a determinar la exención del peaje en aquellas autopistas en las que se requiera evacuar de forma inmediata.
“El dictamen soslaya el sentido de emergencia para la emisión de un acto de autoridad y reduce este vital asunto a una ambigua expresión, se gestionará la exención del peaje. Reiteramos nuestra pregunta, ¿ante quién o quienes se va a gestionar?
“La ley no puede abrir espacios de intermediación, y menos ante una situación de emergencia. El protocolo de actuación debe quedar perfectamente delineado”, advirtió al presentar una propuesta de modificación al dictamen, que fue rechazada.