Salvador Rodríguez López

Cada quien quiere un espacio propio en la vía pública, lo que provoca un dilema puesto que las calles de Aguascalientes no son elásticas ni transformables, de ahí que la parte que exige uno le hace falta al otro, lo que obliga a que las autoridades analicen con detenimiento qué es lo que más conviene, de acuerdo al predominio social.
De nueva cuenta se plantea dejar un carril para el transporte urbano, con el argumento que al hacerlo le dará mayor agilidad al paso de los demás automotores, sin embargo este servicio no es la causa del problema sino el creciente número de vehículos que hay en la ciudad capital – más de 500,000 -, mientras que el número de autobuses es de 697 y de taxis no rebasa los 5,000.
Además del espacio para los “urbanos”, está presente la campaña que destina la mitad de un carril al paso de los ciclistas.
Seguramente que nadie se opone al uso de unidades que no contaminen y que además representen una opción para el ejercicio, como es el caso de las bicicletas, pero debe meditarse cómo armonizar la exigencia que plantea un sector y las necesidades que tienen los demás.
Sobre el particular, el presidente del Colegio de Urbanistas, Iván Alejandro Hernández Zavala, señaló que antes de proceder con carriles exclusivos para los colectivos se tiene que estudiar primero si es factible delimitarlos, al considerar que es un asunto que por sí sólo no resolverá las dificultades de circulación, además, que antes de hacerlo tiene que concretarse la modernización del transporte público.
Advirtió que llevar a cabo ese propósito sin un análisis previo es correr el riesgo de que no funcione adecuadamente. Es fundamental profundizar el pro y contra de la medida, y no dejarse ir con la idea que en teoría estos carriles exclusivos son buenos, principalmente considerar diversas particularidades, “como dimensiones adecuadas para que en operaciones como los tiempos de recorrido y las paradas de los camiones urbanos, no se registren contratiempos”.
De manera paralela se debe tener en cuenta que esta infraestructura va a disminuir el resto de los carriles que utilizan los vehículos particulares y las unidades de reparto de mercancía, por lo que deben funcionar adecuadamente.
La parte positiva de ese planteamiento sería la dignificación de los autobuses urbanos y taxis, que de lograrse permitiría que más personas dejen de utilizar su vehículo, que es otro de los puntos que se ha planteado desde hace tiempo y que ni siquiera se ha intentado porque no hay horarios exactos en el paso de las unidades y que éstas sean suficientes para no tener que viajar apretujados.
De la misma manera se tiene que precisar si las ciclovías cumplen las funciones para que las que son creadas, ya que – al menos en esta ciudad – pasan por los paraderos del transporte urbano, lo que ha provocado accidentes a la hora del descenso cuando el pasajero se ve sorprendido por el paso de un ciclista, quien a su vez no espera encontrarse de pronto a una persona que baja del camión, justo por donde él transita. Lo que podría evitar que se registre este tipo de conflictos es capacitar a los choferes para que antes de abrir la puerta observe que hay vía libre.
No obstante, al estar obstruido la mitad del carril, inclusive con señales metálicas, obliga a los camioneros a utilizar parte del otro carril para hacer alto, lo que genera que los demás vehículos tengan que esperar hasta que concluya el ascenso o descenso de los pasajeros, que acéptese o no origina atascos viales y que llegan a vialidades secundarias.
Si los urbanistas tienen una respuesta de qué es lo que más conviene deberían consultarlos para que, una vez puesto en marcha un programa, no tenga luego que hacerse “parches”, que no sólo significan la pérdida de recursos económicos sino una mala planeación.

TARDÍO PALMETAZO
Una de las recomendaciones que se hace a padres de familia, instructores, jefes en el trabajo y dirigentes es hacer las correcciones en su momento, ya que al realizarlo a destiempo significa falta de estructura mental y argumental y responsabilizar a sus subordinados de su falta de atención, o que lo haga a propósito para luego exhibirlos.
Después de varias semanas en que se dio a conocer los nombres de los diputados locales que irán por la reelección, entre los cuales algunos son miembros del Grupo Parlamentario del PRI, el coordinador de esta base, Sergio Javier Reynoso Talamantes, expresó su desaprobación al citar el pasado miércoles 21 de febrero que la función electoral no es semejante a la legislativa, aún cuando los tribunales hayan dado su asentimiento para que siguieran en la curul.
Para el ex secretario general de gobierno “es prácticamente imposible que puedan atender las dos responsabilidades al mismo tiempo”, por consiguiente, apostilló, “antes de buscar la reelección deben elegir una u otra postura; por ética y congruencia, no pueden desempeñar las dos funciones a la vez”.
El llamado de atención lo hizo para los legisladores de los distintos partidos que están en esa tesitura, sin embargo el mazazo es directo para sus compañeros de partido, que desde antes de que se publicara la convocatoria interna anunciaron su intención de ir por la revalidación, pero que por ética debieron analizar si era conveniente o no que lo hicieran en esas condiciones.
El ejercicio constitucional de la actual Legislatura concluye el 14 de noviembre del presente año, de manera que habrán estado dos años y no los tres que fueron tradicionales, debido a los ajustes que se hicieron para empatar la elección local con la federal, por lo que en caso de ganar estarán cinco años continuos en la representación popular.
Lo anterior motivó que pugnaran por el refrendo y así cumplir las metas que se han propuesto, aunque al hacerlo se exponen a que los electores ya no los acepten, lo que sería un muesca en su historial político, sin embargo prefieren correr ese riesgo a quedarse con la idea de lo que pudo haber sido.
De cualquier manera, el diputado Reynoso Talamantes aprovechó para recordarles que las tareas legislativas son la prioridad, por lo tanto deben dejar en segundo término la promoción electoral, algo que han escuchado con frecuencia, primero del Tribunal Electoral local y después del Instituto Estatal Electoral, por ende lo deben tener bien grabado.
Se deja entrever que a nivel de bancada hay muy poca química, a pesar de que son sólo seis, por lo que el llamado de atención se hizo en plena sesión plenaria, seguramente para que todo mundo sepa que cuando el final se mira en lontananza el viejo carretón avanza dando tumbos.

CAUSA PERDIDA
Al igual que los taxistas, que miran cada vez más lejana la posibilidad de que la autoridad evite la competencia de los servicios por aplicación móvil, están los hoteleros, que en el caso local se han quejado de la plataforma que ofrece servicios de alojamiento en casas particulares, lo que se hace más evidente durante la Feria Nacional de San Marcos. Es un programa que como el Uber y otras compañías, proviene de Estados Unidos y se ha incrustado en varios países sin que las agrupaciones de hospederos puedan frenarlos. Tan han llegado para quedarse que en el país los representantes han firmado “un acuerdo de entendimiento” con los gobiernos de Guerrero, Colima, Ciudad de México, Yucatán y Baja California Sur, por lo que no debe sorprender que se haga en Aguascalientes, situación que afecta a los hoteles pequeños, ya que los grandes están en otro nivel.