En la entidad, los municipios con menos visitantes son El Llano, Asientos y Tepezalá, indica una investigación desarrollada por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, con el objetivo de incrementar servicios y productos que puedan diversificar la oferta turística en el estado.

Al respecto, el profesor-investigador de la licenciatura en Gestión Turística, Juan Carlos Moreno Aguilera, puntualizó que no todo está perdido para esos puntos del territorio estatal, ya que sí es posible detonar las capacidades locales de cada demarcación y lograr que impacten en la mejora de la calidad de vida de la sociedad de dichas localidades.

“Esto a través de la generación de propuestas especializadas de economía, mercado, preservación del medio ambiente y cultura, y con ello ayudar a la ciudadanía a rescatar su identidad y generar servicios para atraer mayor visitas a estos sitios”.

En ese sentido, explicó que como parte de las acciones de la UAA para el fortalecimiento de los atractivos de cada uno de los municipios que integran el estado, se inició una investigación que sirva de base para determinar qué es lo que falta, que se tiene y de qué manera se puede ganar la atención de quienes llegan o pasan por Aguascalientes.

Expuso que los estudiantes de esta licenciatura juegan un papel fundamental en la implementación de diversas acciones para la ampliación y distribución de áreas turísticas de todos los municipios, por lo que se trata de una nueva propuesta viable para distribuir la afluencia turística.

Respecto de la investigación, Moreno Aguilera indicó que la UAA trabaja en la generación de propuestas de actividades que detonen el desarrollo turístico y económico de los municipios.

Un ejemplo de ellas es la producción de durazno, ajo y maguey, como una vía por medio de la cual la población pueda competir en el mercado, pero a la vez permanezca en sus localidades y reduzca así la tasa de migración.

Finalmente, el catedrático manifestó que la propuesta también contempla el mercadeo de artesanías o actividades propias de la cultura de orden, como la medicina o cocina tradicional, como aspectos que en el mediano plazo lograrán aumentar la participación del turismo en todas las regiones.