Aplauden “El Museo”

TORONTO, Canadá.-“El Museo” de Alonso Ruizpalacios abrió sus puertas anoche al Festival de Cine Internacional de Toronto (TIFF) y vaya que gustó.
El director mexicano acudió al Elgin Theatre de esta ciudad, junto con los actores Ilse Salas, Leonardo Ortizgris y Gael García Bernal, para presentar el largometraje en el que ficcionó los acontecimientos reales del sonado robo en los 80 al Museo Nacional de Antropología e Historia.
“Dicen que la verdad no se cuenta, y más vale quedarnos con algunas ideas de lo que pudo suceder entre los dos protagonistas. Juan (García Bernal) y Benjamín (Ortizgris) tienen una amistad muy sólida y no saben en la que se meten al participar en el robo.
El actor de Y Tu Mamá También y Amores Perros, quien ya es familiar en el TIFF, pues ha presentado muchas de sus películas, entre ellas Déficit, externó su entusiasmo por la respuesta del público luego de la función de Museo, que dejó complacidos a los asistentes en la premier para Norteamérica.
“Fueron días de rodaje muy intenso, y el proceso que vivimos fue como una especie de terapia, nos la pasamos juntos, hicimos todo juntos, fue muy divertido y, a decir verdad, muy llevadero”, señaló el hijo de Patricia Bernal y José Ángel García.
Con Diana Sánchez, programadora de filmes de habla hispana en el Festival, el también director de Güeros habló ante la concurrencia de lo necesitado que estaba de contar esta historia y presentó al coestelar de Gael como una gran revelación.
“No tenía ni idea del potencial de Leonardo, es un magnífico actor, para mí es un gran descubrimiento. Me dejó impresionado. Bueno, trabajar con Gael es un placer, más que probada está su capacidad, y juntos, sí, juntos son dinamita”, expuso Ruizpalacios.
A la concurrencia le gustó el relato donde Juan aparece con su familia, la víspera de las fiestas navideñas, y también prepara el robo de piezas arqueológicas involucrando a su amigo, quien no está muy convencido de la idea.
Con notas de humor y suspenso, el largometraje ahonda en la relación de ambos jóvenes, desesperanzados y sin brújula, quienes establecen un vínculo muy estrecho que se nota con la sincronía con la que ejecutan el robo de piezas valiosísimas para la Nación.
“Vemos la película en una época en la que las noticias sólo te llegaban por Jacobo Zabludovsky, y sólo lo que decía una persona era la verdad. Hay un poco de nostalgia en la forma en la que Alonso muestra la historia, pero también un encanto muy particular por la época y, sobre todo, la amistad de los dos y lo que hacen”, expresó Ortizgris. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)