Cristina Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los ladrones tienen objetos preferidos para el Buen Fin: pantallas y muñecas.
Un reporte de Alto México, empresa de seguridad de tiendas departamentales y de autoservicio, revela que en esa semana de noviembre aumenta 350 por ciento el robo de este tipo de juguetes y 177 por ciento el de televisiones.
De acuerdo con la compañía, en tan sólo cuatro días del Buen Fin los hurtos registran dichos incrementos, y los delitos son cometidos por grupos criminales.
“Los registros de Alto revelan que la época navideña y el Buen Fin se desatan altos montos en robo y son cometidos por bandas”, aseguró Karina Soriano, directora jurídica de la empresa.
Los delincuentes, dijo, regularmente lo hacen porque ya saben en dónde y a quién venderán los objetos sustraídos.
Alto México ha ubicado pandillas de hasta 10 personas que se dividen en grupos, con el fin de colocar pantallas o aparatos electrónicos en el carrito del súper para salir corriendo, mientras otros cómplices distraen al personal de seguridad.
Y afuera, uno o dos más esperan la mercancía en un vehículo en marcha y después huyen.
También detectaron grupos de cinco personas que usan la distracción para sustraer mercancía.
Y las bandas organizadas, donde más de nueve personas se dispersan en las tiendas, ya que 8 minutos es suficiente para sustraer entre 40 mil y 100 mil pesos en mercancía.
Otros artículos que incrementan su robo en estas fechas son los juegos de mesa, pijamas, sudaderas y jarabe para la tos.
“Los juegos de mesa se incrementan en un 200 por ciento, los artículos deportivos 169 por ciento y las pijamas y sudaderas con un 115 por ciento.
“Por la época invernal, el jarabe para la tos también aumenta su sustracción en un 150 por ciento”, comentó Soriano.
Durante el Buen Fin, que se realiza cerca de las festividades navideñas, hay mercancía específica que es blanco de los farderos, pero también de otros delitos, como carteristas, el robo de dinero, sustracción de pertenencias en estacionamientos y el fraude con tarjetas de crédito, los cuales, de acuerdo con Alto México, incrementan su actividad hasta en un 100 por ciento.
“Ya existen supermercados, centros comerciales y tiendas especializadas que cuentan con un servicio como Alto, que bajo la política de cero tolerancia, da seguimiento a cada uno de los casos presentados día a día en estos lugares.
“Y además se refuerza (al personal) por medio de capacitaciones, disuasión, prevención y acciones legales aquéllo que pudiera poner en peligro tanto a la tienda como a clientes”, concluyó Soriano.