Héctor Gutiérrez Trejo
Agencia Reforma

Cd. de México, México 14-Feb-2018 .-El Instituto Nacional Electoral (INE) informó que, para las elecciones del 2018, se implementará por primera vez una fiscalización “2.0”, la cual ejercerá inteligencia financiera para detectar empresas fantasma y triangulación de recursos.
El consejero presidente, Lorenzo Córdova, agregó que a eso se suma la depuración del padrón nacional de proveedores de las empresas que no han cumplido con sus obligaciones fiscales.
Sin detallar cifras, el consejero explicó que, hasta el momento, el 90 por ciento de las empresas que formaban parte del padrón ya fueron depuradas, por lo que no podrán ofrecer sus servicios a los partidos políticos.
“Cerca de un 90 por ciento de las empresas que hoy están en el padrón de proveedores, al encontrarse en esa situación, no podrán proveer de servicios a los partidos”, refirió Córdova en entrevista.
El consejero presidente se reunió hoy de manera privada con integrantes de la sociedad civil y activistas anticorrupción para explicarles el nuevo modelo de fiscalización del INE y pedirles que acompañen las labores de vigilancia del proceso electoral.
En el encuentro, precisó que el INE se ha acercado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para agilizar el envío de información financiera sobre la detección de actividades riesgosas que descubren los bancos, a fin de que el organismo electoral pueda actuar con mayor celeridad.
Entrevistado en el Consejo General, el consejero presidente detalló que, más allá de la fiscalización que actualmente implementa el INE, que consiste en la dimensión contable y la compulsa de información, la fiscalización “2.0” ejercerá inteligencia financiera.
Explicó que la Unidad Técnica de Fiscalización (UTF), en un intercambio de información con la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda, pueda construir modelos de riesgo para detectar posibles empresas fachadas y triangulaciones de recursos.
“En el momento que sea detectado le permita una actuación más eficaz y oportuna al Instituto Nacional Electoral para poder sancionar cualquier esquema de triangulación que puede detectarse”, subrayó Córdova.
Las personalidades con las que se reunió Córdova fueron Mariclaire Acosta y Jacqueline Peschard, presidenta y ex presidenta del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), respectivamente, Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana.
Así como con Verónica Preciado, integrante de la Comisión de Vivienda de Coparmex; María Amparo Casar, presidenta de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad; Lourdes Morales, coordinadora de la Red por la Rendición de Cuentas, y Alfredo González, Director de Programas de Oxfam.