“Los suicidas no se quieren quitar la vida, sino el problema que los aqueja, y es en la familia donde se debe nutrir la seguridad para sortear desafíos, fracasos e incluso éxitos, y seguir adelante”, señaló el maestro Felipe Cabrera Álvarez.
Al impartir un taller de Prevención del Suicidio en la sede de Coparmex Aguascalientes, el especialista en pedagogía y temas familiares indicó que la familia debe ser el oasis donde sus integrantes regresen y encuentren apoyo, respaldo, consejo y valor para continuar.
Sin embargo, en la actualidad y por diversas circunstancias propias de la vida moderna, el seno familiar estaría omitiendo aspectos fundamentales en la formación de sus integrantes y el esfuerzo que se haga para que se retomen será una aportación para la prevención de la autoinmolación.
El fenómeno es grave y más en Aguascalientes, donde cada vez se dan mas casos sin aparente motivación, pero el fondo es que los suicidas se quieren salir de un problema que enfrentan y que no saben cómo ni con quién resolver.
En ese sentido, el especialista indicó que es fundamental que los padres de familia conozcan de inteligencia emocional para identificar emociones, dejar vivirlas y manejarlas de acuerdo a las circunstancias.
“Igualmente, que ejerzan disciplina inteligente que significa educar sin herir, escuchar, dejar hablar y no aplicar premios ni castigos en los menores de edad, sino consecuencias en la vida”.
Un tercer punto trató acerca de la autoestima de padres y madres de familia, así como del rol que como pareja deben desempeñar en la formación de los hijos, y que se desarrolle como un trabajo en equipo.
Al respecto, Cabrera Álvarez dijo que cuando el oasis que se supone que debe ser la familia no funciona, se recurre a otras instancias que pueden ser útiles como los programas de prevención del Gobierno, los psicólogos, los amigos o la escuela, pero en ocasiones se trata de grupos que refuerzan la idea de la salida fácil, y eso hay que detectarlo a tiempo.
Finalmente, expresó que todos los esfuerzos son una aportación a la gran necesidad que hay en la sociedad de fortalecer a sus familias y a sus integrantes para valorar la vida y afrontarla con todos sus retos, con seguridad y respaldo familiar.